jueves, noviembre 16

Enrique Urquijo. Una vida a tu lado


Cada 17 de Noviembre, fecha fatídica en la que perdimos a un grande: Enrique Urquijo, le dedico mi recuerdo y mi humilde homenaje. Ahora se cumplen diez y ocho años que su vida se truncó en una calle de Madrid, se quebró como un juguete roto por la vida.

Estaba solo, o quizás con una mala compañía, y a muchos se nos heló el alma al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad y amargura.

La tristeza se extendió a quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltaba su creatividad, su sensibilidad a flor de piel. El 17 de nuevo volveremos a emocionarnos al recordarlo.

Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, de pasión salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas nos atrevemos a pisar en una sociedad líquida. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían SENTIR, así con mayúsculas y al mismo tiempo vivir cuando él estaba dejando de hacerlo.

Ese terrible día volví a recordar a mi hermano fallecido unos años antes y entendí que al perder a Enrique le perdía de nuevo. Mi hermano real, Javi, también músico, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por final de los 70 y principios de los 80: RETALES. Por eso las veces que he coincidido con Álvaro Urquijo, la última en un intenso concierto en Vitoria, los dos han estado en nuestra conversación…y en nuestros recuerdos.

Ese día también entendí que había perdido a un compañero de viaje en esto del vivir de manera especial, a un amigo aunque nunca crucé una palabra con él, porque solo lo conocí a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz de transformarlo en letras, en canciones.

De esas que a uno le habría gustado haber compuesto: “Volver a ser un niño”, “Cambio de planes”, “Quiero beber hasta perder el control”, “La calle del olvido” y tantas otras. Esas que forman parte ya de la banda sonora de mi vida, de la mía, y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan parado a pensar en ello.

Ahora la mayoría de los jóvenes no lo conocen, quizás su música hoy suene a demasiado densa, probablemente les atemorice porque activa sensaciones hoy casi desaparecidas. Se pierden un tesoro.

Siempre he soñado con ser cantante de un grupo de rock, con subir a un escenario. Quizás cantar con Enrique y mi hermano Javi haciéndome los coros, como lo hicimos tantas veces en aquellos años gloriosos. Lo he vuelto a imaginar ahora cuando he escuchado de nuevo esa maravilla de “Aprendiendo a soñar”, aunque sea de Álvaro y Tena. Canciones que a diferencia de la mayor parte de las que suenan hoy, de “usar y tirar”, se mantienen vivas a lo largo del tiempo.

Enrique se nos fue, nos hemos quedado huérfanos del hermano músico, pero nos queda su obra esa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro, gris y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas de sus historias, o melodías. Aún me acompaña en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo, y lo siento cerca, los siento cerca.

Quizás ahora haya montado un grupo con otros ilustres como Antonio Vega o Antonio Flores y con mi hermano, con aquellos creadores de una generación cruel e injustamente machacada y sigan componiendo juntos porque se hayan hecho amigos.

Es probable que sean los que animan a seguir luchando por ese tipo de música, incluso por esa manera de vivir con sentimientos activados, heterodoxos, indomables, libres, frente a la incomprensión de quienes sólo la valoran en función de los llenos que se consigan. El “éxito” por encima de la calidad, de la verdad. En un mundo dominado por aquellos que no tiemblan de emoción al escuchar “Una tarde gris”.

Mi “amigo” mi “compañero de viaje” Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que aún escuchamos y somas capaces de sentir su música. Nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de penumbra, de pena o desamor, y nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices al comprender que no somos los únicos.

Como ya dije el día que conocí su muerte: ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! Ahora después de diez y ocho años me reafirmo en ese comentario. Precisamente hace unos días su grupo, “Los Secretos” han lanzado un nuevo proyecto que desde aquí animo a conocer “Una vida a tu lado”, precioso título.

Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: “seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario”. El mejor homenaje que te podremos dedicar este 17 de Noviembre es escucharte, saborearte despacio como te gustaba a ti. Ojalá las radios de nuestro gris y triste país lo tengan en cuenta y hagan programas especiales que lleven su música a las nuevas generaciones.

Descansa en paz Enrique Urquijo. Gracias por haber sido así.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 13 Noviembre 2017    

            

miércoles, noviembre 15

21-D, ¿solución, o desastre?

Artículo publicado en Deia el 15 Noviembre 2017

Vivimos un tiempo donde resulta difícil hacer análisis rigurosos y con un mínimo de seriedad. Los acontecimientos caminan a tal velocidad que una reflexión que en un momento dado vale a los dos días, incluso a las dos horas, deja de serlo.

Quizás la culpa la tenga lo que ya apuntaba Zygmund Bauman con su teoría de la “sociedad líquida”. Esa liquidez que lo impregna todo se hace más evidente en la praxis política. Uno nunca está seguro que la línea marcada por un partido, o por un político pueda mantenerse a lo largo del tiempo. Esa liquidez hace muy complicado todo, especialmente las predicciones de futuro.

En tiempos de la manida generación del 78 se sabía que cuando Santiago Carrillo decía blanco, uno tenía la seguridad de que esa decisión se mantenía. Hoy lo blanco se puede convertir con rapidez en gris, e incluso negro en un espacio breve de tiempo.

Estas reflexiones de carácter general se pueden aplicar especialmente al denominado conflicto catalán, que poco o nada tiene que ver con el ya pasado conflicto vasco. Cuando uno mira hacia atrás en éste se daba cuenta de que los cambios, las decisiones se iban produciendo poco a poco, a veces de una manera exasperantemente lenta, con lo que daba la posibilidad de realizar los análisis con una mayor profundidad.

En el caso catalán en apenas 50 días desde el ya famoso 1-O, se han producido multitud de acontecimientos, cada uno de ellos susceptible de denominarse “histórico”, con lo que este término acaba perdiendo validez, devaluándose.

Así desde mi último artículo hace un mes los noticias se han desbordado amontonándose una sobre otra, desde la carta de Rajoy a Puigdemont solicitándole aclarara si se había producido o no la DUI, pasando por su respuesta, con nueva misiva y nueva respuesta. Una especie de juego de niños si no se tratara de algo tan serio.

Ha existido durante este mes un diálogo sí, pero de sordos y tratándose de dos machos alfa, debatir sobre quién la tiene más larga tiene sus riesgos. Se ha producido una confrontación, Rajoy con sus 25 cm de 155 y Puigdemont con sus otros 25 de DUI.

Mientras la mayoría de la población, de allí y de aquí, les ha observado perpleja, triste y cabreada con el dolor de que su insensatez ya comenzaba a afectarles. Porque por encima de los grandes temas que inundan los medios de comunicación, lo que realmente molesta a ese ciudadano de a pié es que todo este sainete le comienza a afectar en las “cosas de comer”.

Así Catalunya se encuentran al borde de la recesión, con cientos de empresas (más de 2.500 hasta hoy) abandonando el barco, de momento sólo a través de cambios de sus sedes sociales, pero muy pronto comenzaremos a ver si esto no se arregla al menos en pequeñas y medianas empresas, que también su estructura empresarial afectando a los puestos de trabajo.

Un empleo que ya se está resintiendo por lo catalana, la cosa no va a ir mucho mejor, con los Presupuestos Generales del Estado sin aprobar, lo que supone que la bajada de impuestos prevista, por ejemplo en el IVA de cines u espectáculos, o la subida pactada del salario de los funcionarios no se van a aplicar.

La bajada en la previsión de nuestro crecimiento económico, aquí y allí, va a suponer también una disminución en las previsiones de empleo y si esto dura mucho habrá consecuencias aún mayores. Estos son lo que algunos denominan “daños colaterales” de los que casi nadie habla, pero que siempre afectan a la mayoría de la población que es la que va a sufrir la ineptitud de nuestros políticos, también aquí debemos poner de allí y de aquí.

Se suele decir que estos deben estar al servicio de la ciudadanía para resolver sus problemas y no para crearlos. En esta ocasión esa aseveración está fallando estrepitosamente.


Después vinieron los intentos de negociación, especialmente por parte del Lehendakari Urkullu, el SG del PSC Miquel Iceta o el ya ex conseller Santi Vila, una de las figuras emergentes del independentismo moderado que ha quedado abrasada durante esos intensos días. Habría que escuchar al Lehendakari qué opina ahora del President después de sus dos espantadas, la marcha atrás del compromiso de convocar elecciones a cambio de dejar sin efecto el 155 conseguida a Rajoy, y la huida rocambolesca a Bruselas.

No son los únicos damnificados estos días. El PSOE y su marca catalana el PSC también han sufrido los efectos de posiciones equidistantes en tiempo de radicalismos. Podemos acusa igualmente su ambigüedad con una caída importante en sus apoyos en el resto del Estado.

El emplazamiento que diferentes alcaldes y dirigentes del PSC, liderados por Nuria Parlon alcaldesa de Santa Coloma, hicieron a su dirección para que se posicionara en contra del 155, abrió una nueva crisis en su seno  debilitando la posición del PSOE. Posteriormente abandonaron su militancia entre otros el alcalde y 5 concejales de Tarrasa.

A continuación la flamante nuevo miembro de la EF, la alcaldesa de Hospitalet Nuria Marín, aprobó en su Ayuntamiento una moción solicitando la libertad de los miembros de Gobern. Por último la decisión de “los Comunes” de romper su pacto en Barcelona deja una nueva víctima en el seno de la izquierda.

Coincido con sus tesis de que la aplicación del artículo 155 de la Constitución supone una quiebra democrática sin precedentes, además empeora aún más la situación política y lo que es peor, social, además de no solucionar el conflicto.

Que esto se haga con la colaboración del PSOE le sitúa automáticamente fuera de posiciones de diálogo y negociación, que pudieran conducir a abrir un proceso constituyente para adaptar nuestra máxima norma a los tiempos actuales, incluso a elaborar un nuevo Estatut en la misma dirección.

Ahora nos encontramos nuevamente en la casilla de salida, conscientes de que el mes de Octubre no ha servido para resolver el problema, sólo para agravarlo. No ha existido esa directriz básica del psicoanálisis lacaniano de “escuchar, mirar al otro”, simplemente porque el otro no existe.

Hace unos días en unas jornadas celebradas en el Condestable de Pamplona, en la que diferentes alcaldes mostraban sus experiencias en el camino de la reconciliación y la convivencia aquí, el de Rentería señaló que para resolver los conflictos era necesario ponerse de acuerdo con el enemigo, porque con el amigo no hace falta. En este está faltando entender y aplicar esta norma básica.

Entramos ahora en una dinámica electoralista que no va a ayudar, porque la táctica se va a imponer a la estrategia. Sólo vale conseguir el mejor resultado electoral, para una orilla y la otra, sin buscar planes a largo plazo que sirvan para dar cabida a las demandas de cientos de miles de ciudadanos catalanes, 750.000 según la guardia urbana, que nuevamente se han echado a la calle, esta vez demandando la libertad de sus detenidos. O los más de dos millones que participaron el 1-O, o los tres y medio que se quedaron en casa.

Sólo cabe esperar que ese halo de sensatez que ha aportado el TS con la Mesa del Parlament, se pueda extender a los miembros del Gobern y al menos podamos tener una campaña electoral con un mínimo de tranquilidad.

Pero una pregunta planea como un pájaro negro de cara a ese 21-D: ¿se repetirá el mismo escenario de ahora?, incluso si se le diera la vuelta, probablemente de forma ajustada, ¿eso realmente servirá para algo? ¿Si los no independentistas consiguen la mayoría, es posible un nuevo Gobern con Inés Arrimadas apoyada por PSC y Comunes-Podemos?

No parece probable, con lo cual; ¿qué hacer entonces?

Pues construir puentes que sirvan de vía de comunicación entre ambas orillas, como fuimos capaces de hacer en Euskadi en circunstancias más difíciles.

Así como en tiempos desde aquí mirábamos hacia allí para aprender, ahora toca hacer justo al revés. En el denominado conflicto vasco hubo gentes que dedicaron esfuerzo, incomprensión, tiempo y sufrimiento, en construir esos puentes a veces dinamitados, pero perseveraron y sirvieron. ¿Por qué en Catalunya no? ¿Quizás el lehendakari Urkullu pueda ser un elemento valioso en ese empeño?

Falta sensatez, generosidad, coraje, mirar al otro, políticos estadistas Sobra enconamiento, mala leche, existe un déficit de diálogo, sobra sectarismo, ceguera política, falta audacia e imaginación, sobra mediocridad y egoísmo. Veremos……..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex arlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 13 Noviembre 2017







martes, noviembre 7

Violencia contra la mujer


Publicado en Diario de Noticias de Navarra el 11 Noviembre 2017 y Gara Navarra Información.

Vivimos un momento de la historia de la humanidad especialmente negro. Hay quien como mi desaparecido amigo Enrique Curiel definió y lo hizo hace seis años, como que estábamos entrando en una Segunda Edad Media. Es probable que si lo hubiera analizado desde el momento actual confirmaría su diagnóstico.

El drama, el dolor, la angustia, la injusticia, la violencia aparecen en cada esquina y tiene diferentes maneras de manifestarse. Desahucios, paro, pobreza, malnutrición infantil, aunque en los últimos tiempos quizás la que debiera acaparar la mayor parte de las portadas de los informativos, de los análisis y comentarios, si no fuera por la madre de todos los problemas: el conflicto de Catalunya, debiera ser la violencia sobre la mujer.

Un drama que parece irresoluble hasta este momento. La violencia sobre la mujer, mal llamada de género porque género induce a pensar que también se produce sobre el hombre cuando el 99% de casos es de este hacia la mujer.

Aunque a veces diera la impresión que solo se pone el foco a nivel informativo cuando se produce como ayer otro asesinato más,  para a continuación apartar inmediatamente nuestra mirada. También cuando se acerca este mes el Día Internacional contra la violencia sobre la mujer, la hipocresía dominante lo trae a la primera plana de la actualidad.

Resulta desolador para quienes pertenecemos a la generación que luchó contra el franquismo, observar como toda la lucha que se desarrolló a finales de los 70 y 80 a favor de la igualdad de derechos, que concienciaba al hombre evitando viera a la mujer como un objeto de posesión, se ha visto quebrada en los últimos años, quizás por una relajación en la educación de origen, en especial en las propias familias.

Ver a los y las jóvenes de ahora volver a los principios de antes de nuestra democracia lo que provoca esta plaga de violencia, produce preocupación y un cierto desánimo.

¿Cómo es posible que después del recorrido realizado los y las jóvenes actuales sean más machistas que nuestra generación? ¿Qué está fallando para que eso ocurra? ¿Qué pasaría si en un año se siguieran produciendo 70  asesinatos a manos de ETA, de ellos 10 niños y niñas? Responder a estas preguntas, abrir un debate social y político sobre ellas debiera dar lugar a medidas eficaces para evitarlo.


No basta con las campañas, la indignación o la solidaridad con las víctimas, la solución, como en el caso de la inmigración, está en origen. En las familias que deben procurar inculcar valores de igualdad y respeto, de intransigencia con cualquier síntoma de falta de ellas, de medidas sólidas de educación en el seno de esas mismas familias.

Con ETA se acabó cuando la campaña contra su violencia de los cuerpos y fuerza del estado, la presión judicial y la colaboración internacional se vieron acompañadas por un trabajo eficaz en la base social que la apoyaba, o sea en el lugar de donde nace el problema. En éste debiera ocurrir lo mismo.

Acabaré con un poema dedicado a este tema.

LLANTO POR MARISELA ESCOBAR

Esta vez
el metro y la rima se me niegan,
la imagen y metáfora se eclipsan
ante tanta injusticia e ignominia.

No hay un paño que limpie tanta sangre,
no hay un mar que contenga tanto llanto,
nadie hay que calme el desconsuelo,
ni milagro que alumbre en este caos.

Esta es la visión de los vencidos,
que una nueva conquista hemos sufrido,
ha triunfado la corrupción e impunidad.

Hoy mi Patria se quiebra y desmorona,
su gloria es la transa y la maldad,
sus aguas son fango salitroso
y nuestro alimento rastrojo sin sabor.

Me dueles hasta el alma ¡Patria mía!
La que un día fuiste doncella casta,
raptada por Velarde, por Pellicer cantada,
hoy, cual doliente fantasma, desgreñada
gimes por tus hijas, impunemente masacradas.
Patria, vendida, violada y traicionada.

Estamos todos en un foso infinito,
en soledad perdidos en negro laberinto
y no hay estrella que nos señale la salida,
ni Dios que se apiade de este cruel destino.

Pues nuestra voz no llega a las altas curules
donde en juego de azar nuestro país se apuesta
y siempre dados cargados se arrojan a la mesa.

Nuestra voz no la escuchan los altos magistrados,
aquellos judas negros con togas disfrazados
que danzan al compás del oro al tintinear
y en su pérfida alquimia convierten al Derecho
en cruento carnaval, negocio personal;
donde es tan gran pecado el reclamar Justicia,
que irremisiblemente se paga con la vida.

Y ante tanto crimen, tanta negrura,
te elevas tú, Marisela, madre huérfana de hija,
sobre este erial de desventura
como cactus enhiesto en el desierto,
con tu nombre de mar y de amargura.

Emisaria de todas esas madres que,
buscando a sus hijas, desoladas,
sólo encuentran un puñado de huesos
calcinados por el sol, por la lluvia y el olvido.

Marisela, madre despojada
de la hija, la clemencia y la justicia.
¿Cómo enjugar tu llanto peregrino?
¿Cómo enjugar tu sangre derramada
en sacrificio inútil, impune, inicuo?

Zaida Cristina

LOS HECHOS

En agosto de 2008 fue asesinada en México la joven Ruby Marisol Frayre a manos de su pareja, Sergio Barrasa, quien después de mutilar el cuerpo lo arroja a una zanja.

Los hermanos y madre de la víctima, Marisela Escobar, después de una intensa búsqueda, localizan al asesino y dieron parte a la justicia. Tras un juicio rápido, Sergio Barrasa confiesa su crimen, pero los jueces liberan al criminal.

La madre de la víctima, Marisela Escobar, organizó un movimiento cívico exigiendo justicia y recorrió las calles por varias ciudades. Luego estableció un campamento frente al palacio del gobierno de la capital del estado de Chihuahua; en el noveno día de su protesta Marisela es asesinada a la luz del día y a las puertas del palacio de gobierno. Días más tarde el comercio de la familia de Marisela fué incendiado.

Durante 2015 fueron denunciados 1,368 feminicidios en el territorio mexicano ¿Cuántos de ellos han sido castigados? Como en España se miró hacia otro lado.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 6 Noviembre 2017


martes, octubre 31

Catalunya: The end



Publicado en Diario de Noticias de Navarra, Navarra Información y Radio Rebelde Republicana el 31 Octubre 2017

Hace 18 meses escribía un artículo que titulé de la misma manera que este. En aquella ocasión me refería a otro instante especialmente negro de la historia de este país (ponga cada cual lo que desee).

Tomaba como base la una de las canciones más brutales de toda la historia del rock, “The end” de The Doors. En ella Jim Morrison se vació física y emocionalmente. ¿Quién no la recuerda ligada al inicio de otra película para el recuerdo como Apocalypse Now de Copola? La escena en la que Martin Sheen escucha tumbado en la cama de su cuchitril en Vietnam el sonido de las aspas de un helicóptero, mientras mira el girar de un ventilador sujeto a su techo al mismo tiempo que Morrison se desgarra y nos desgarra por dentro, es simplemente inolvidable. Una de las escenas más impactantes de la historia del cine.

¿Qué tiene que ver esa música con la situación política hoy? Puede parecer que nada, pero quizás si Mariano Rajoy y Carles Puigdemont la recordaran, escucharan su letra: “es el fin mi única amiga, el fin de nuestros elaborados planes…el fin de las risas y las dulces mentiras...”, la obra de teatro, o quizás el sainete, que estamos visualizando no habría acabado en tragedia.

También si hubieran leído “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad sobre la que se basa la película, las reflexiones de coronel Kurtz, en el cine el inolvidable Marlon Brando, les habría servido para entender el inmenso error que estaban cometiendo evitado así este suicidio colectivo, allí y aquí.

También si hubieran reflexionado sobre una de sus frases “¿has pensado en las autenticas libertades? ¿Ser libre de las opiniones de los otros? ¿Incluso de tu propia opinión?

Pero no ha sido así, ni han ha escuchado a Morrison, ni a Brando, ni leído a Joseph, simplemente porque o bien están ya en estado catatónico, o las presiones internas y externas no les han permitido ser ellos mismos, les han impedido ser libres. Estos 31días de parodia, de engaño, incluso a ellos mismos, no han servido para nada.

Ahora nos encontramos casi en la casilla de salida, conscientes de que este mes de Octubre de 2017 no ha servido para resolver el problema, sólo para agravarlo. No ha existido esa directriz básica del psicoanálisis lacaniano, “escuchar, mirar al otro”, simplemente porque el otro para ellos no existe.

El pasado sábado en unas jornadas celebradas en el Condestable de Pamplona, en la que diferentes alcaldes mostraban sus experiencias en el camino de la reconciliación y la convivencia, el de Rentería señaló, que para resolver los conflictos era necesario ponerse de acuerdo con el enemigo, porque con el amigo no hace falta. Estos días ha faltado entender esta norma básica.

Ha existido un diálogo sí, pero de sordos y tratándose de machos alfa, debatir sobre quién la tiene más larga tiene sus riesgos. Sigue y seguirá los próximos días esa confrontación, Rajoy con sus 25 cm de 155 y Puigdemon con sus otros 25 de DUI. Mientras la mayoría de la población, de allí y de aquí, los observa perpleja pero con el dolor de que su insensatez ya comienza a afectarles en su día a día.

¿Quién la tiene más larga? ¿Para qué? ¿Para seducir así a dos féminas como Catalunya y España? Pero si a la mujer actual ya no se la conquista con el pene. Exigen bastante más que ese tamaño, solicitan que se las cuide, respete, que se las ame, que se utilice la cortesía, la inteligencia, el humor, el coraje en momentos complejos. Ninguna de esas cualidades las poseen estos dos personajes, conquistadores de pacotilla. Así mal.

Termina Octubre con una nueva manifestación en Barcelona, esta vez con un llamado: ¡Todos somos Catalunya! Allí una voz ha atronado, la de un comunista, Paco Frutos. Hago más sus palabras, somos “botiflers”, traidores al dogmatismo sectario, botiflers a las mentiras y manipulaciones, botiflers a quienes traicionan a la clase trabajadora, enfrentan a la gente sin motivo, a quienes se cargan la libertad, la democracia y acallan la palabra de quienes no piensan como ellos. .

Comenzamos ahora un mes de Noviembre lleno de incertidumbres. Ver la cara de satisfacción de las gentes del PP al aprobar el 155 y las de los y las independentistas aprobando la DUI, demuestra a las claras que este país, allí y aquí, no necesita más policías, o jueces, necesita más psicoanalistas, más divanes.

De aquí al 21 de Diciembre, casualmente el día más corto del año, aquel en el que la noche gana por goleada, habrá nuevos sobresaltos. ¿Se presentarán a ellas o no los partidarios de la DUI? ¿Acabarán aceptando la disciplina del 155? ¿Y los funcionarios y mossos lo harán? ¿Existirán represalias si no lo hacen? ¿Cuántos más engrosarán las filas de nuestros presos hasta ese día? ¿Seguirán las repercusiones económicas negativas?

Muchas preguntas, pocas respuestas   y las que se produzcan posiblemente generarán más sufrimiento. ¿Para qué cabe preguntarse? Salir de esto con vencedores y vencidos puede solucionar a corto el problema, pero a la larga lo enquista y agrava.

Falta sensatez, generosidad, coraje, mirar al otro, políticos estadistas Sobra enconamiento, mala leche, falta diálogo, sobra sectarismo, ceguera política, falta audacia e imaginación, sobra mediocridad y egoísmo.

Mal rollo…………….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex concejal y parlamentario del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 30 Octubre 2017



lunes, octubre 23

Ni el 155 ni la DUI son la solución



Publicado en Navarra Información y Gara el 24 Octubre 2017

Entramos de nuevo en otra semana crucial  y un nuevo “día histórico”, el próximo viernes 27, con la sensación de que al terminarla seguirá, cual día de la marmota, otra que tendrá las mismas características. Aunque cada una de ellas de la sensación que nos acerca un poco más al abismo, las gentes de allí y a las gentes de aquí.

Porque por encima de los grandes temas que inundan los medios de comunicación, lo que realmente afecta al ciudadano de a pié que observa entre perplejo, triste, o cabreado este lamentable espectáculo, es que le comienza a afectar a las “cosas de comer”.

Así Catalunya se encuentran al borde de la recesión, con cientos de empresas abandonando el barco, de momento sólo a través de cambios de sus sedes sociales, pero muy pronto comenzaremos a ver, al menos en pequeñas y medianas empresas, que también su estructura empresarial y por lo tanto afectando a puestos de trabajo.

Un empleo que pronto se verá resentido por los efectos en el consumo, se calcula que han bajado este mes de Octubre un 25 % las ventas en las grandes superficies, un 40 % por ejemplo El Corte Inglés, un 30 % el turismo, etc., etc.

Según un reciente estudio de la Cámara de Comercio de Catalunya, esta crisis le puede suponer una caída de entre el 1.1 y el 5,7 % del PIB con una pérdida de unos 9.000 millones de euros.

Para el resto de la ciudadanía de estado, aquí también incluida la catalana, la cosa no va a ir mucho mejor, con los Presupuestos Generales del Estado sin aprobar, lo que supone que la bajada de impuestos prevista, por ejemplo en el IVA de cines o espectáculos, o la subida pactada del salario de los funcionarios no se va a aplicar.

La bajada en la previsión de nuestro crecimiento económico, aquí y allí, va a suponer irremediablemente una bajada en las previsiones de empleo y si esto dura mucho habrá consecuencias aún mayores. Estos son lo que algunos denominan “daños colaterales” de los que casi nadie habla, que siempre afectan a la misma parte de la población, la inmensa mayoría que es la que va a sufrir la ineptitud de nuestros políticos, también aquí debemos poner de allí y de aquí.

Se suele decir que estos deben estar al servicio de la ciudadanía para resolver sus problemas y no para crearlos. En esta ocasión esa aseveración está fallando estrepitosamente.

Pero volvamos al tema que nos ocupa. Esta semana ya tenemos encima de la mesa la aplicación del artículo 155 de nuestra Constitución, que han acordado PP, PSOE y Ciudadanos. Por cierto creando una seria grieta en el segundo al abrirse un conflicto interno en el seno del PSC.

El emplazamiento que diferentes alcaldes y dirigentes del PSC, liderados por Nuria Parlon alcaldesa de Santa Coloma, han hecho a su dirección para que se posicione en contra del 155 abre una nueva crisis en su seno y debilita la posición del PSOE.

Coincido con sus tesis de que su aplicación supone una quiebra democrática sin precedentes, porque empeora aún más la situación política y lo que es peor, social, además de no solucionar el conflicto.

Que esto se haga con la colaboración del PSOE nos sitúa automáticamente fuera de posiciones de diálogo y negociación que conduzcan, por un lado a la retirada de la DUI, a abrir un proceso constituyente que adapte nuestra máxima norma a los tiempos actuales y a elaborar un nuevo Estatut en la misma dirección.

También que el empecinamiento de Puigdemont y su Gobern de seguir transitando por la senda de las ilegalidades es un error de enormes proporciones.

Convocar desde el Gobierno, con la argucia de emplear el senado de coartada, unas elecciones en Catalunya es un error histórico. ¿En qué posición sitúa al PSC, en especial a quién fue President José Montilla hoy senador? ¿Vale la pena quemarles? ¿El resultado de esas elecciones ayuda o entorpece la solución?

La última encuesta de un medio de comunicación no sospechoso de apoyar la independencia como “El periódico”, indica que la mayoría independentista en unas elecciones tuteladas por el Estado sería aún mayor, aunque sólo fuera como reacción ante la presión. ¿Qué se consigue con esto? ¿Volver de nuevo a la casilla anterior al 6 de Septiembre? Para este viaje no se necesitaban alforjas.

Salvo que se piense ingenuamente que haya un boicot del independentismo que permita a Ciudadanos, PP, y PSC tener la mayoría en el Parlament. O que las encuestas que maneje el CIS sean justo las contrarias que las de “El periódico”. El pálpito dice que no es así.

¿Qué hacer entonces?

Construir puentes que sirvan de vía de comunicación entre ambas orillas, como fuimos capaces de hacer en Euskadi en circunstancias más difíciles. Evitar destrozar a un elemento que lo está intentando, el PSC.

Así como en tiempos desde aquí miramos hacia allí para aprender, ahora toca hacer justo al revés. En el denominado conflicto vasco hubo gentes que dedicaron esfuerzo, incomprensión y sufrimiento, en construir esos puentes a veces dinamitados, pero perseveraron y sirvieron. ¿Por qué en Catalunya no? ¿Quizás el lehendakari Urkullu pueda ser un elemento valioso en ese empeño?

Los demócratas, las gentes de izquierdas debemos impulsar este argumento y este grito: ¡No al 155, no a la DUI! ¡Sí al diálogo, si al acuerdo! ¡No a la irresponsabilidad, si a la sensatez! Aún hay tiempo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex concejal y parlamentario del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 23 Octubre 2017




lunes, octubre 16

16 días de Octubre

Publicado en Deia el 17 Octubre y como "Al borde del abismo"en Gara y Diario de Noticias de Navarra y Radio Rebejde Republicana el 18 Octubre 2017 y en Navarra Información.

¿Quién no recuerda aquella impactante película que en 1979 rodara Juan Antonio Bardem titulada “Siete días de Enero”?. Narraba unos terribles días de 1977, en los que la balbuceante transición española se tambaleó haciendo peligrar la ansiada llegada de la democracia.

Fueron días duros, muy duros, donde hubo que apelar al coraje, a la serenidad, al sentido común para evitar cometer errores que provocaran lo que en realidad pretendían aquellos canallas, que no pudiéramos realizar un tránsito sosegado de la dictadura a esa democracia.

En aquellos días hubo altura de miras, en especial desde un PCE golpeado y también desde quienes intentaban dirigir el tránsito. Allí emergieron dos figuras cruciales que demostraron sus dotes de estadistas, Adolfo Suarez y Santiago Carrillo, a los que luego acompañaron Felipe González, Tierno Galván, Arzallus, Pujol, incluso el mismo Fraga, o Herrero de Miñón. Momentos de estadistas que evitaron lo peor. Gentes de esa talla se echan en falta en los momentos actuales.

Pero volvamos a la realidad, aquellos siete días, aunque realmente fueron cuatro, los que transcurren desde el asesinato de Arturo Ruiz a la masiva manifestación por los asesinatos de Atocha, se asemejan a estos 16, aunque esta vez sin el dramatismo de los asesinatos habidos.

Aunque algunos parecen que los echan de menos cuando pretenden parecerse irresponsablemente a la “vía eslovena”, que cabe recordar destrozó ese país con diez días de guerra, cerca de 100 muertos, o centenares de heridos. Por cierto aquello salió bien por dos razones, porque la todopoderosa Alemania lo apoyó con fuerza y también porque el ejército de Yugoeslavia estaba más pendiente de la guerra con Croacia. No mentemos a la bicha por favor.

Estos nuevos complejos días se iniciaron precisamente el primer día del mes, por cierto en el primer aniversario de otro acontecimiento que movió los cimientos del país, el golpe de estado en el seno del PSOE contra su entonces SG Pedro Sánchez. Ahora en una cabriola del destino vuelve a serlo 12 meses después.

Ese día suficientemente analizado hubo una gran movilización de la ciudadanía catalana favorable a su independencia y una reacción desorbitada y condenable del gobierno de Rajoy, que con su torpeza encumbró  ese deseo, hasta entonces deslegitimado ante la comunidad internacional, de una manera que ni sus propios impulsores habrían imaginado.

Ese día los halcones de ambos bandos se impusieron a las palomas y el Estado español entró en la crisis más importante desde la democracia. En un momento de especial debilidad en lo intelectual por falta de estadistas, de ideólogos con altura de miras como sí los hubo en la a injustamente denostada Transición.

Posteriormente un rosario de manifestaciones de uno y otro tipo, en las tres aristas que tiene el conflicto, los dos extremos, de independentistas y los que denominan unionistas, con toda su parafernalia de banderas y eslóganes y la inmensa mayoría, lamentablemente silenciosa, con su blanco por bandera y posiciones de puente en estos días mal consideradas. Dominan los extremos y la irresponsabilidad se impone con claridad a la sensatez.

Después el esperpento del Pleno del Parlament del martes 10, en el que el independentismo dilapidó el activo que el gobierno de Rajoy le regaló el día 1, especialmente a nivel internacional. Ahora después de esa deriva que nadie entiende ni apoya, se encuentran en una situación peor que antes del pseudo referéndum, con éste deslegitimado incluso por sus propios “observadores” y todos los organismos, comenzando por la UE dándoles la espalda.

Especial relevancia tienen las últimas declaraciones del presidente de la Comisión Europea, Jean Paul Juncker que como ya era sabido les dejó meridianamente claro que no iban a consentir que la UE fuera en un plazo breve de tiempo formada por 98 estados miembros.

En la misma dirección fueron las que hizo el Presidente francés Macron, cuando comento que no se podía consentir una declaración unilateral de independencia de Catalunya, porque al día siguiente se encontraría con un problema similar en su país, o en un lander alemán de Ángela Merkel, o Italia con el norte, etc., etc.

La contundencia de los argumentos desinfló los ánimos de los sectores más moderados del independentismo catalán, especialmente en el seno del PDeCat, antigua Convergencia, que, incluido Artur Mas, comenzaron a recular a partir de ese mismo instante.

Pero no fueron sólo las presiones internacionales, o las amenazas del gobierno del PP las que han desinflado el suflé independentista, sino especialmente el sector económico, financiero y bancario catalán que en los últimos días ha puesto toda la carne en el asador para lograrlo.

Según se ha filtrado las reuniones de gentes significativas de la antigua Convergencia, incluido el propio Puigdemont, con estos sectores ha hecho tambalear el Proces y quizás el recule de éste en el Pleno del martes fuera debido fundamentalmente a ello.
La reunión habida la noche del sábado anterior con el máximo dirigente del poderoso Círculo de Economía de Catalunya, Juan José Bruguera, remató la jugada. De ella según testigos directos el President salió desencajado y con temblores en sus piernas.

Pero conviene volver al famoso Pleno del Parlamente del 10 de Octubre. En él Puigdemont infringió todas las normas legales, éticas y estéticas habidas y por haber.
Sólo recordar que su propia “Ley de Desconexión”, aprobada por cierto de manera ilegal ya que según el Estatut necesitaba una presencia de dos tercios, o sea 91, para ser aprobada y lo hizo con 72, señalaba lo siguiente:

“48 horas después de la proclamación de resultados del referéndum y en el caso que hubiera habido más votos afirmativos que negativos, el Parlament proclamará la República de Catalunya”. El Parlament, no el President. Eso señala su propia ley.

Por lo tanto en ese Pleno, tal y como advirtió acertadamente Miquel Iceta y posteriormente el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, NO SE PROCLAMÓ LA INDEPENDENCIA DE CATALUNYA, y por tanto tampoco se pudo suspender. Todo un despropósito.

A partir de ahí la locura colectiva, idas y venidas, reuniones y más reuniones y un cuervo negro sobrevolando sobre Catalunya, la posibilidad de poner en marcha el ya famoso artículo 155 de la Constitución. O sea despeñarnos todos, ellos y nosotros por el barranco. Puigdemont había frenado justo en el borde pero ahora el PP tenía la tentación de dar el paso suicida.

Ahí apareció Pedro Sánchez, esa misma noche remató una jugada concienzudamente preparada y consiguió frenar a los halcones. Rajoy aceptaba frenar el 155 dando una oportunidad al diálogo y aceptaba dar contendido a la Comisión creada en el Congreso abriendo la posibilidad de la necesaria reforma constitucional.

Una reforma que debe conducir sin prisa pero sin pausa nuestro país a un Estado Federal Plurinacional, recogiendo de alguna manera la posibilidad de realizar referéndums pactados. El día 1 sólo el 37 % (suponiendo que fuera esa cifra realmente) de la ciudadanía catalana apoyó la independencia es cierto, pero también casi el doble apoya el derecho a decidir su futuro.

Quizás haya que escuchar voces autorizadas como la de Iñigo Urkullu, un estadista en medio de tanto insensato, que apuesta por dar una respuesta a "las aspiraciones legítimas" del pueblo catalán que conjugue "el principio democrático con el principio de legalidad". Qué buen intermediario sería.

¿Eso era suficiente? Probablemente no y dependía de la respuesta de Puigdemont debía dar antes del lunes 16. Lo tenía fácil el President, sólo debía decir la verdad, refutada por sus propios halcones de la CUP y ANC, que le pedían declarara realmente la independencia. No ha sido así y nuevamente da un paso hacia el abismo.

A partir de ahora una larga espera hasta el jueves. Una nueva oportunidad para abrir un diálogo y una negociación. Puigdemont ha fallado es cierto, no ha respondido NO a la requisitoria de Rajoy, pero tampoco ha dicho SÍ. Avanza solicitando una reunión y un tiempo muerto de dos meses. Firmando por cierto como President de la Generalitat.

¿Botella medio llena o vacía? De cómo se interprete por el Gobierno de Rajoy y de la presión en ambas partes de las palomas, entre ellas Pedro Sánchez, dependerá que no acabemos despeñados con daños irreparables para todos.

Veremos……..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 16 Octubre 2017