martes, noviembre 29

SIDA: otro 1 de Diciembre, en memoria de Javi



Artículo publicado en El Socialista Digital y Navarra Información el 29 Noviembre 2016 y Diario de Noticias el 1 Diciembre 2016

1 de Diciembre, Día Internacional de la lucha contra el sida. Un día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, para reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos y a la Iglesia que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros muertos.

Precisamente en referencia a los recuerdos vuelvo la vista atrás al no tan lejano 1992, año en el que la pérdida de mi hermano arrebatado por este monstruo, me hizo implicar de lleno con quienes llevaban años de una desigual lucha, en concreto con la Comisión Ciudadana Anti Sida de Navarra. 

Recuerdo los esfuerzos por convencer al Parlamento de Navarra para que aprobaran medidas que intentaran frenar la expansión de la pandemia, o la terquedad de un Gobierno de Navarra dirigido por UPN empeñado en no entender que el uso del preservativo era una de las medidas más eficaces en esa lucha. 

Incluso, no sin una cierta vergüenza ajena, también aquel episodio que nos hizo ser noticia nacional, cuando descubrimos que el entonces Consejero de Salud había dado orden de quitar el preservativo, de un kit anti sida cuya distribución habíamos conseguido aprobar en dicho Parlamento después de una ardua lucha política con la derecha navarra.

Vienen a mi memoria el comienzo de aquella cruel pesadilla, cuando una mañana gris de 1988 en el Hospital Carlos III de Madrid se nos comunicó que había sido infectado. Mi hermano pequeño, el roquero rompedor que vivía la vida al límite se había encontrado de bruces con el SIDA. 

Justo cuando casi nadie sabía nada sobre esa nueva pandemia que alcanzaba de lleno a los cuatro jinetes del Apocalipsis, quienes como él en noches de sexo drogas y rock and roll se intercambiaban jeringuillas al inyectarse heroína, otra dramática compañera de viaje, a los homosexuales o a quienes recibían transfusiones infectadas. El cuarto jinete, el más duradero y peligroso, a quienes practicaban relaciones heterosexuales sin protección.


Era como una maldición bíblica que se nos llevaba a la parte más activa, creativa, vivencial de aquella generación. Entre ellos a Javi. Después de cuatro años de lucha desigual, porque en aquel tiempo el SIDA mataba a un 90 % de sus afectados, porque no se había transformado todavía en una enfermedad crónica. 

No ha pasado demasiado tiempo de aquello y aunque todavía hoy siguen existiendo reductos conservadores en nuestra sociedad, que defienden la abstinencia sexual como forma de evitar su contagio, algo hemos avanzado pero poco. Aunque no conviene bajar la guardia, y síntomas de ello se detectan especialmente entre los jóvenes, por eso este 1 de Diciembre debe servir también para alertar a las autoridades de ese peligro. Ni un paso atrás en esta difícil lucha.

Hay que continuar igualmente con el apoyo a las víctimas, en un momento que tanto se habla de otras. Apoyo que debe ir dirigido no sólo a su atención sanitaria, también a la social, e incluso a la cultural o económica. Se ha avanzado bastante en este terreno desde 1992, pero aún nos queda mucho camino que recorrer y parece que en estos últimos años también en este terreno nos hemos quedado paralizados.

Pero no podemos, no debemos, quedarnos sólo en la atención de los más próximos, tenemos que alzar nuestra mirada y dirigirla a la tremenda e injusta situación en el Tercer mundo, y en especial en ese continente masacrado por las guerras, el hambre y el SIDA: África. Sin olvidar el sudeste asiático, parte del Caribe y los países del este europeo.

Allí cada día más de 8.000 personas mueren de esta cruel pandemia. Cada hora, cerca de 600 personas se infectan, y lo que resulta aún más dramático, cada minuto un niño muere a causa del virus. En África la irresponsable actuación de las industrias farmacéuticas impide que los medicamentos genéricos que existen, se puedan repartir abaratando su precio. Una forma de crimen colectivo, de genocidio encubierto que debemos denunciar contundentemente. Eso con la colaboración de sectores de la Iglesia Católica empeñados en hacer campañas irresponsables contra el uso del preservativo.

Mucho se habla en la época actual de la defensa de los Derechos Humanos. ¿No es el principal el derecho a la vida? ¿Cómo consentimos entonces esta vulneración en masa? ¿Seguiremos mirando hacia otro lado, siendo cómplices de esta situación, cuando nos enseñan esas terribles imágenes?

Defiendo la relativa eficacia de los denominados “días internacionales de…”, porque cumplen la función de recordar, de volver a denunciar. Por eso escribo estas líneas en la proximidad de este nuevo 1 de Diciembre. A los que nos ha tocado de cerca esta terrible enfermedad no nos hacen falta, porque cada día pasan por nuestra memoria imágenes del ser querido que nos arrebató demasiado joven aún y la maldecimos mil veces, pero para el resto de nuestra sociedad sí son necesarios, aunque sólo sea para que no se olviden de que existe.

Desde aquí manifiesto mi solidaridad con quienes la sufren, mi apoyo a las organizaciones que colaboran a “pie de obra” para hacerles una vida más fácil y evitar que nuevas personas acaben sufriéndola. Al mismo tiempo que alzo mi voz y maldigo con contundencia a todos aquéllos, sean gobiernos, industrias, o instituciones religiosas, que impiden que se pongan medios eficaces para evitar su progresión, ya sea abaratando las medicinas o con medidas preventivas eficaces. 

Este 1 de Diciembre de 2016 será otro día de lucha contra el sida,  nuevamente el lazo rojo lucirá en nuestro ropaje, aunque no debemos quedarnos sólo en eso y otro año más Javi estará más que nunca en mi memoria, en mi corazón.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia  1 Diciembre 2016


Del “Espíritu del Ateneo” al “Espíritu de Xirivella”


Artículo publicado en Gara en 30 Noviembre 2016 y en Deia el 1 de Diciembre 2016

Vivimos un momento convulso en el seno de la izquierda de este país, en especial dentro del PSOE. Lo ocurrido durante el mes de Octubre nos sitúa al borde del abismo, en una situación crítica.

Precisamente por esa sensación de estar en un punto peligroso de no retorno, un grupo de compañeras y compañeros, figuras públicas unas, gentes de Izquierda Socialista, de la UGT, o simples afiliados de a pié incluso del PSC, decidimos juntarnos en un lugar tan emblemático como el Ateneo de Madrid el viernes 25 de Noviembre. Allí donde tantas reuniones y conspiraciones ha acogido.

Si no se hubiera filtrado esta reunión estas líneas no existirían porque el respeto a la privacidad las habría silenciado, pero al ser ya público voy a dar mi opinión sobre ella.
Antes que nada un breve comentario sobre las filtraciones. Estamos exigiendo transparencia en nuestro partido y a veces chocamos con la contradicción de que compañeras y compañeros no deseen que se sepa que han acudido a cierto acto. Ese deseo debe respetarse por lo que siempre he sido contrario a las famosas “filtraciones”. Pero al mismo tiempo afirmo que sólo si la transparencia que defendemos en otros entornos la aplicamos en el nuestro es posible evitar esta molesta y casi siempre interesada costumbre.

Una vez realizada la correspondiente reunión se elabora una nota de resumen de la misma y se envía a la prensa que de esta manera ve saciada su proverbial sed de noticias que a veces roza el cotilleo. Como se dice “muerto el perro se acabó la rabia”, informado el evento no existe ya demanda de información.

La clandestinidad fue un elemento del pasado que afortunadamente hemos superado. Por eso cuando uno va a un acto, sea este del tipo que sea, quizás no deba temer que se conozca su asistencia, aunque entiendo que la cuestión puede ser controvertida.

Pero volviendo a una reunión en la que se debatió de política de altura. En esa sala “Estafeta” que viniendo de Navarra resultaba más acogedora, hubo reflexiones profundas, análisis sensatos y propuestas válidas para sacar a nuestro partido de la terrible situación en la que se encuentra. Éramos casi cuarenta personas veteranas casi todas en la lucha política, gentes acostumbradas al debate ideológico de fondo.

Pero por encima de todo destacaría dos condiciones que se conjuntaron allí, por una parte el profundo cariño que quienes intervinieron demostraron le tienen al PSOE, y al mismo tiempo que estaban impregnadas del espíritu de izquierdas. Todas y todos los presentes provienen del sector de la izquierda del propio PSOE, de ese sector que ahora emerge con fuerza hasta ahora desconocida.

Quizás esa sería la fundamental consecuencia del encuentro, que deseamos recuperar el PSOE para el socialismo, para la izquierda, unificando todo el ardor revolucionario que existe en nuestras bases después de los dos últimos Comités Federales y que deseamos hacerlo de manera audaz, imaginativa y generosa.

Hubo magia en esa sala llena de fotos históricas. Nacía as el “Espíritu del Ateneo” con la necesidad de integración, de coordinación, sin personalismos estériles, de unificar el mismo sentir que ahora se expresa de diferentes formas. Al terminar nos conjuramos para que ese espíritu pudiera ser expandido y conocido.

Dar la voz a los militantes y para los militantes, democratizar el partido, que lo que digamos lo hagamos recuperando la credibilidad perdida, participación política y especialmente volver a la normalidad democrática que pasa por primarias sí o sí y Congreso en el menor tiempo posible. También la necesidad de comunicarnos con el resto de las izquierdas, incluidas las independentistas, buscando puntos de encuentro.
Unas primarias que en mi opinión sólo las puede ganar una persona de entre las que defendemos estos principios: Pedro Sánchez, por eso ambas cuestiones deben quedar meridianamente claras. Esto pasa por primarias ya  con Sánchez de candidato.

En esas cinco horas de intenso y enriquecedor debate quedaron claras las ganas que las gentes allí presentes tenemos de seguir luchando por la refundación del PSOE, porque vuelva a ser el referente de la izquierda. De alguna manera se creó un espíritu especial para continuar en la lucha desde posiciones nítidamente de izquierdas.

Al día siguiente de alguna manera esto se trasladó al acto de Xirivella, quizás porque hubo gente que iba impregnada de él y que además intervinieron. Pero allí hubo algo más, además del momento mágico de nuevo también estaban una masa de afiliados y afiliadas empujando en esa dirección, no porque lo supieran sino porque lo que se plasmó en el Ateneo reflejaba perfectamente el sentir de esas bases.

Pedro Sánchez lo captó, es listo y sabe que ahora tiene el apoyo popular, notándose en una intervención nítidamente de izquierdas, de manera más clara que las anteriores, que conectaba también con la síntesis del Ateneo. Así nos dimos cuenta que el “Espíritu de Ateneo” coincidía con el “Espíritu de Xirivella” y viceversa. El círculo quedaba así cerrado.

¿Eso significa que el primero ya no tiene sentido? Para nada, tiene más sentido que nunca para garantizar que bajo ninguna circunstancia el segundo debe variarse. Sólo al final del camino se podrá plantear esa cuestión, porque no es un problema de personas, por mucho que hoy Sánchez es un símbolo de esa lucha, es un problema de ideas, ideológico.

El primero debe servir para garantizar que el segundo recorra el camino trazado por las propias bases, que en una sabiduría innata nos marcan esa dirección.

El pasado fin de semana, viernes y sábado, algo ha nacido en el interior del PSOE que probablemente sea útil para la izquierda. Esos dos espíritus han confluido y deben recorrer el camino juntos, el uno impregnándose del otro, de manera complementaria, enriquecedora. De nuevo la ilusión vuelve a quienes defendemos un nuevo PSOE.

Ahora a corto la lucha es por Primarias ya! Y Congreso ya! En este orden. De lo contrario ambos se disolverán con rapidez como un azucarillo en un vaso de agua y volveremos a la decepción y el desengaño. No dejemos que eso ocurra. Seguimos en las trincheras por y para la izquierda.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 29 Noviembre 2016


                                                                 

martes, noviembre 22

Efemérides: música, fascismo, terrorismo

Artículo publicado en El Socialista Digital, Gara y Navarra Información el 22 Noviembre 2016

Según el diccionario de la RAE efemérides es “acontecimiento notable que se recuerda en su aniversario”.

Estos días pasados han llegado tres, diferentes pero con significados profundos, todos ellos de muertes, 17 años de la de Enrique Urquijo, 41 de Franco y 16 de Ernest Lluch, aunque esta cabe definirla como asesinato.

Cada 17 de Noviembre, fecha fatídica en la que perdimos a Enrique Urquijo, quiero dedicarle mi recuerdo y humilde homenaje. Se cumplen diez y siete años desde que su vida se truncó en una calle de Madrid. Se quebró como un juguete roto por la vida, estaba solo o quizás con una mala compañía y a muchos se nos heló el corazón al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música, la poesía de sus letras a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad y amargura. Un chico triste autor de canciones tristes.

Esa misma soledad se extendió a quienes nos emocionábamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltara su creatividad, su sensibilidad a flor de piel. Hoy de nuevo volvemos a temblar al recordarlo.

Canciones de amor pero especialmente de desamor (dicen que las más bellas canciones se escriben en ese estado), de tristeza, llenas de poesía, de pasión salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas nos atrevemos a pisar. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían SENTIR, así con mayúsculas, y al mismo tiempo vivir, cuando él estaba dejando de hacerlo.


Ese terrible día uno volvió a recordar a su hermano pequeño fallecido unos años antes, comprendiendo que al perder a Enrique lo perdías de nuevo. El hermano real también músico como él, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por final de los 70 y principios de los 80: RETALES. Por eso las veces que hemos coincidido con su hermano Álvaro ambos han estado presentes en nuestra conversación. 

Pero también nos dimos cuenta que perdíamos a un compañero de viaje en esto del vivir de manera especial, a un amigo. Alguien que entendía lo que hemos sentido en numerosas ocasiones, que era capaz de transformarlo en letras, en canciones que te llegaban muy dentro.

Ahora la mayoría de los jóvenes no lo conocen, quizás sus canciones hoy suenen demasiado densa, complejas, melancólicas en un momento que se impone la música de usar y tirar, igual que las relaciones humanas. Quizás les atemorice porque activa sensaciones casi desaparecidas. Pero no entienden que al no escucharlas, al no saber saborearlas se pierden un tesoro, no podrán explorar un territorio sagrado.

Enrique se nos fue, nos hemos quedado huérfanos del hermano músico, pero nos queda su obra ésa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro, gris y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas historias, nuevas melodías. Aún nos acompañan en los viajes, o en las tardes de otoño como ésta y quizás lo sintamos cerca.

Nuestro “amigo” nuestro “compañero de viaje” Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que aún escuchamos y somos capaces de sentir su música. Nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de penumbra, de pena o desamor, y nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices al comprender que no somos los únicos. ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! 

El mejor homenaje que te podemos dedicar es escucharte, saborearte despacio como te gustaba a ti.  Descansa en paz Enrique Urquijo, gracias por haber sido así.

El domingo 20 de hace 41 años Franco dejaba de existir. Circulando el pasado sábado por las calles de Pamplona, en una manifestación por la libertad y contra el fascismo dudé de que efectivamente fuera así. Estaba nuevamente allí intentando frenar la posibilidad de que Franco y sus ideas sigan vivas, recordando aquella madrugada gris y tenebrosa.


La recuerdo como si fuera hoy, la reunión de gentes del PCE unas horas antes con la sombra de una época más negra aún que algunos preveían. Recuerdo el recorrido en mi SEAT 600 hasta mi lugar de trabajo sin saber muy bien como saldría de allí.

No fuimos capaces de derrotarlo en las calles, en las fábricas y universidades pero de allí salió una generación curtida en esa batalla que hoy aún seguimos en las trincheras. “Así se forjó el acero”. Gentes antifascistas, inconformistas, librepensadoras, republicanas, ateas y un pelín utópicas, ingenuas que observamos con estupor que hoy también gobiernan sus sucesores del PP.

Aquella madrugada me llega la imagen de mi desayuno con mi compañera en el tránsito por la vida en aquel momento, en silencio, apenas algún comentario sobre lo que podría pasar. Ambos militábamos en el PCE, ella en la fábrica Estándar donde trabajaba, yo en la Universidad y en Artes Gráficas, se hablaba de la “noche de los cuchillos largos”, que la extrema derecha camparía a sus anchas este día, detenciones, quizás desapariciones….

No teníamos miedo, pero fue un desayuno extraño, como de despedida. Luego en el viaje que siempre hacíamos juntos hacia la zona de Atocha, en nuestro SEAT 600, hablamos de prepararnos por si nos detenían, antes habíamos “limpiado” la casa y ese día la despedida lo fue más aún, más intensa, más emotiva. La vi caminar hacia la entrada de si fábrica volviéndose cada 10 metros y saludándome con la mano con un intento de sonrisa. 

Pensé que quizás era la última vez que podía verla, los dos teníamos un historial en la BPS y éramos candidatos firmes a ser afectados por la represión y un estremecimiento me recorrió el cuerpo.

Estas cosas no se cuentan, quizás porque siempre estamos en los grandes hechos y olvidamos que las pequeñas anécdotas son las más importantes, son las que conforman nuestra historia personal. 

Hoy miro por mi ventana y recuerdo ese momento, observo el panorama y me vuelvo a estremecer.

Por último el lunes 21 hace 16 años asesinaron a un compañero de lucha por el diálogo y el entendimiento, mi compañero del alma Ernest Lluch.


Fue como un directo al mentón que me tiró casi a la lona. Mantenía con él la misma línea de pensamiento respecto al conflicto vasco y a la actividad de ETA y fueron a por él, como antes a por otro amigo: Juan Mari Jáuregui, porque precisamente atacaban a los constructores de puentes, esos que intentaban dinamitar con sus armas.

Al final de la manifestación que recorrió las calles de Barcelona como repulsa por su asesinato, la periodista Gemma Nierga, que fue la encargada de leer el manifiesto final, se saltó el guion pronunciando una frase que dejó seco, con cara de póker, al duro José María Aznar allí presente y por entonces Presidente del Gobierno: “Estoy convencida de que Ernest, hasta con la persona que lo mató, habría intentado dialogar; ustedes que pueden, dialoguen, por favor".

Fue como puñetazo que la sociedad civil a través de Gemma, daba en la mesa de unos políticos enquistados en la confrontación y la guerra. Esa reflexión se pronunciaba después de un infame asesinato y en un momento muy duro de la banda terrorista ETA. 

Viene ahora a mi memoria aquella famosa frase que quizás marcó el devenir de la solución de un conflicto que parecía eterno e irresoluble, observando la tensión centro-periferia actual. Se refería Gemma a la necesidad de solucionarlo por la vía del diálogo y el entendimiento entre muy diferentes y de alguna manera así se hizo, aunque fuera de manera minoritaria, paciente y discreta. Hoy 16 años después aquella situación ha cambiado radicalmente, aunque alguna parte continúa inalterable.

Me pregunto ahora que veo otra dura confrontación, en éste caso entre el Estado y Catalunya, si Gemma no debiera haberla pronunciado de nuevo, también en las calles de Barcelona, o directamente la semana pasada en el hemiciclo del Parlamento español.

Dialoguen, dialoguen entre las izquierdas, dialoguen con los diferentes.

Efemérides, diversas, complejas, pero que merecen ser recordadas, porque el olvido es lo más terrible que puede ocurrir.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 22 Noviembre 2016




sábado, noviembre 12

¿Donald Trump supone el suicidio de la democracia?



Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra y Gara el 12 Noviembre 2016, en El Socialista Digital y Navarra Información con el título ¿Donald Trump anticipa el final de nuestro mundo? el 15 Noviembre 2016

Saltó la sorpresa. Donald Trump quien a pesar de las encuestas nadie en su sano juicio le daba como ganador es el próximo Presidente de EE.UU.

Ahora todos se empeñan en buscar las razones por las que esta tragedia ha sido posible. Tragedia para el pueblo americano pero más aún para el resto del mundo, especialmente Europa. ¿Cuáles han podido ser los motivos para que 59 millones de votantes hayan sido capaces de apoyar a una figura esperpéntica, machista, xenófoba, racista, corrupta y mentirosa?

Un político sin escrúpulos, sin ninguna experiencia que en su programa plantea la defensa a ultranza de las clases más favorecidas, en contra de los intereses de quienes le han votado. ¿Cómo es posible que la clase obrera blanca, la que más va a sufrir las consecuencias de la política económica que pretende implantar, le haya votado en masa? ¿Cómo que le voten mujeres, negros o hispanos?

Quizás sólo por un motivo, porque representaba el anti sistema de Clinton. Porque era justo lo contrario de lo que esa parte de la sociedad detesta. Lo de siempre, lo oficial, lo caduco. Resulta pues curioso que quienes deseaban romper con lo establecido, hayan acabado apoyando al candidato de extrema derecha con posturas fascistoides.

A estas horas los dirigentes del Partido Demócrata se rasgan sus vestiduras, lamentando no haber tenido el coraje de elegir a Bernie Sanders para confrontarse con él. Este representaba lo mismo que Trump pero desde la izquierda, desde posiciones progresistas más entroncadas con el sentir de la mayoría de la población. Han cometido el error de ponerle enfrente a una figura desprestigiada y con índices de popularidad mínimos.

Pero no vale lamentarse, se equivocaron y pagarán las consecuencias de este terrible error, ellos y el resto de la humanidad.

El mundo va a tener así cuatro años con dos locos al frente de los países más poderosas, Putin y Trump y es probable que tengan compañeros de viaje como Le Pen en Francia o algún candidato pseudo nazi en Alemania, Holanda, o Bélgica. Nos esperan pues malos tiempos para la lírica.

Esta elección ha demostrado también que no sólo la sociedad española es mentirosa y por eso se equivocan las encuestas, también la americana lo ha sido. Aquí ocho millones de personas han votado a un partido y un líder corruptos, allí cincuenta y nueve a uno fascistoide, machista y racista. ¿Por qué? Probablemente debido a que también lo sean.

Un elemento a resaltar es la edad de ambos, 70 años. Visto desde nuestro país en donde se ha producido una especie de fiebre juvenil, en la que parece que no se puede estar en la actividad política por encima de los 50 años, resulta paradójico. La veteranía es un grado importante, así en el PSOE intelectuales de la talla de Pepe Borrell o Pérez Tápias por encima de los 60 han emergido es su reciente crisis y reclaman una presencia activa en su futuro, al menos son ideólogos, intelectuales.

Quizás también la sociedad americana ha demostrado que acepta tener un Presidente negro, pero no mujer. Que el machismo que les impregna es más profundo de lo que parece a simple vista.

¿Qué pasará a partir de ahora? Se supone que ablandará su discurso, al menos en el tono, como demostró el mismo día de su victoria, pero el fondo será el mismo. Aplicará medidas proteccionistas que afectarán al resto de la humanidad, bajará los impuestos a los ricos rebajando a cambio las prestaciones a los más necesitados, aplicará medidas restrictivas con la inmigración, será beligerante en su política exterior. Todo ello llevará a un mundo peor.

Una última reflexión, a menudo la vida, o el mundo, o como se quiera denominar nos envía mensajes de advertencia, enciende luces rojas de peligro que muy poca gente es capaz de observar y mucho menos de poner medidas para evitarlo. En el siglo XXI con las gentes más pendientes del espectáculo que de la reflexión serena, es aún más complicado poder darse cuenta.

En los últimos tiempos se han conjugado varios se esos hechos. Referéndum por el Brexit, consulta sobre el plan de paz de Colombia y las elecciones del pasado martes en EE.UU. Todos ellos con resultados adversos para el futuro de ese mundo, al menos tal y como lo conocemos hasta ahora. Es curios que en los tres haya sido la decisión popular la que haya torcido la marcha de lo políticamente correcto y siempre para situarnos cada vez más al borde del abismo.

Como si de un terremoto histórico se tratara también se producen réplicas preocupantes, la elección de Rajoy en España, la subida preocupante de los movimientos de corte fascista en Europa, o el desenlace imprevisible de la guerra de Siria. Incluso lo ocurrido en el seno del PSOE supone una réplica aunque sea de menor intensidad.

Todo parece encaminado a lo que algunos predicen como un terremoto catastrófico que arrase una parte de la Tierra. Algo parecido al famoso Big one de la falla de San Andrés en las costas de California.

Ante estos avisos la izquierda del mundo, en especial la europea, más preocupada en mirarse el ombligo o sacudirse de manera cainita, se mantiene en estado catatónico como si no fuera con ella.

Algo nos está avisando de que vamos por muy mal camino probablemente inexorablemente hacia el despeñadero. Y ante esta grave situación nadie hace nada, absolutamente nada. Es como si todo estuviera escrito y no pudiera ser cambiado y por eso la izquierda adopta una posición de resignación, no se sabe muy bien si producto de su propia incompetencia para aportar idea alguna.

No existen ni siquiera ganas de luchar, aunque sea en posición de debilidad, al menos para poder morir de pié y se prefiere vivir de rodillas sin resistencia alguna.

¿Es esto el final, The end como en la terrible canción de The Doors? Tiene toda la pinta, no quiero ser agorero por eso quizás debamos aprovechar cada segundo que nos quede. ¿No os parece?

Fdo. José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 14 Noviembre 2016


martes, noviembre 8

Once dolores en carne viva para la convivencia hacia la paz


Publicado en El Socialista Digital el 10 Noviembre 2016

El sábado 22 de Octubre participé en el acto que el Foro Social Permanente en el que colaboro desde su aparición, organizó en el Palacio de Aiete. Antes colaboré con Elkarri o Lokarri no siempre comprendido por mi gente, pero siempre intentando construir puentes de comunicación y entendimiento hacia la paz definitiva.

De alguna manera era una especie de conmemoración del quinto aniversario, del acto, que en el mismo lugar trajo como consecuencia la declaración de ETA que significaba el final de su violencia. Aquel fue criticado acusándolo de ser una trampa, pero visto desde hoy ha quedado claro que no.

Allí gentes plurales, catorce a título individual y catorce organizaciones, apostamos por desarrollar nuestro trabajo en torno a tres ejes, desarme, presos, refugiados, deportados y convivencia.

Al acto posterior acudieron la mayoría de partidos y de organizaciones sindicales, cerrándolo el mediador internacional Brian Currin.

Intuía que este acto también sería la “pista de aterrizaje” (no controlamos la nave ni tampoco la torre de control pero ambas necesitaban esa pista), de algo más como así ha sido. Dos días después conocimos un nuevo comunicado de ETA en el que haciendo alusión a este Aiete II manifestaba además de su denuncia a la irresponsabilidad de obstaculizar el desarme de los gobiernos español y francés, anticipaba a esos agentes vascos e internacionales que adoptará nuevos compromisos que se esperan definitivos como se le pidió y termina con un alentador “tienen la palabra de ETA”. Ya va siendo hora cabría responderle.

Un nuevo paso hacia la paz, que ineludiblemente necesita de ese desarme unilateral, verificable y total que anuncian en su comunicado.


Pero no sólo me siento satisfecho por ese nuevo impulso al desarme y por tanto hacia la pacificación, también de mi colaboración en el acto celebrado el pasado viernes en el Parlamento de Navarra, “Construyendo la Convivencia en Navarra” en el que once víctimas de diferentes violencias de las dos orillas de lo que fue un río de aguas turbulentas, compartimos nuestras experiencias del pasado, para juntas en el presente impulsar un futuro en convivencia.

Dos mesas, once experiencias, “”Desde el dolor a la Convivencia” donde víctimas que perdieron seres queridos por la violencia directa de ambas partes expusieron de una manera desgarradora sus relatos. Allí Iñaki García Arrizabalaga cuyo padre fue asesinado por ETA compartió dolor con Lourdes Zabalza cuyo hermano presuntamente fue asesinado por la Guardia Civil en el tenebroso cuartel de Intxaurrondo. Ambos con generosidad desde ese dolor se miraron a la cara y se sintieron solidarios. Emoción, respeto y consenso a raudales.

La segunda “La sociedad civil motor de Convivencia” donde torturados por la policía, quienes sufrieron cárcel injustamente, o perdieron familiares en el tránsito a visitar presos alejados, o de desaparecidos, compartieron sus sensaciones con aquellos que durante años sólo por pensar diferente vivimos amenazados, oprimidos, con escoltas, también con sufrimiento de nuestro entorno.

Fueron once dolores en carne viva para ayudar a la convivencia e intentar cerrar una herida colectiva, cuatro horas de sinceridad brutal, sin concesiones. Once víctimas de diferente signo, que algunas de ellas por primera vez, explicamos a corazón abierto nuestra experiencia de sufrimiento, fuera pequeña, grande o simplemente enorme. Nos vaciamos sin pudor para llenar ese espacio simbólico, el hemiciclo del Parlamento de Navarra, de convivencia último fin de esta jornada organizada por el Foro Social.

Allí como socialista me confronté con el sufrimiento provocado en mis compañeros de mesa. Un joven torturado que ganó su caso en el Tribunal de Estrasburgo, una mujer cuya hermana murió en un accidente producto de la dispersión, o un compañero de Ayuntamiento tres años en la cárcel para ser absuelto por el caso Udalbiltza. Lo hicimos sin rencor, sin odio, con comprensión y de alguna manera nos pedimos perdón, en mi caso porque fue mi partido el causante del suyo.

Cuando se nos planteó qué necesitábamos las víctimas, emergió de manera unánime la demanda de verdad y no-repetición, por encima de las de perdón o incluso de justicia en sentido punitivo. No obstante quise pedir perdón como militante del PSOE por cuestiones como la tortura, o la dispersión y lo personalicé en Oihan Ataun, compañero de mesa redonda. Me comparé con él porque a mí también me torturó “Billy el niño” en el franquismo, pero cuando los que han torturado son ‘los tuyos’, como en el caso de Oihan, resulta doblemente doloroso.

Ha sido la primera experiencia, muy difícil de concretar porque existen aún demasiados agentes obstaculizando ese paso, pero se hizo, lo conseguimos y ha sido muy positivo para los que acudieron a escucharla y para la propia sociedad navarra. Una especie de catarsis social.

Resulta extraño que en Navarra donde salvo excepciones como Alsasua, Etxarri, o Villava la tensión no ha sido tan extrema como en la Guipúzcoa profunda, exista después de cinco años un recelo tan intenso. Creo que quienes están poniendo palos en las ruedas se equivocan radicalmente.

Me siento satisfecho de participar en estas iniciativas que acercan de una manera activa la paz definitiva. Como me sentí satisfecho en momentos difíciles de intentar construir puentes por los que transitar y comunicarnos a pesar de que iban siendo dinamitados sistemáticamente y de la cruel incomprensión de los míos.

Este tipo de actos de encuentro, de reconciliación, de generosidad son necesarios para evitar que el odio acumulado por años de sufrimiento no nos permita el perdón y la convivencia. Mucha gente ha sufrido en ambas orillas, casi todas de manera injusta. Es la hora de la paz, en Navarra también.

Pase lo que pase seguiré trasladando mi experiencia, éste es un buen medio, continuando  una labor didáctica para que quienes desde más cerca o más lejos no lo comprenden acaben entendiendo lo que estamos haciendo.

El viernes fue una aportación a la reconciliación, a la convivencia y por tanto a la paz, allí estuve, allí estaré.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 5 Noviembre 2016






miércoles, noviembre 2

Ibex 35, Prisa, PSOE vs PSOE


Artículo publicado en Deia y Diario de Noticias de Álava el 4 Noviembre 2016

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.
El Generalísimo, Franco
Burgos, 1 de abril de 1939”

Con esta proclama los fascistas daban por acabada nuestra guerra civil.

Aunque se equivocaban, porque sólo una parte del ejército legítimo de la República se rindió, otra parte siguió combatiendo de maneras diversas, desde el maquis, a la lucha exterior, posteriormente la clandestinidad, los sindicatos, las luchas estudiantiles, etc., hasta 1975 fecha de la muerte del dictador.

Por eso que no se equivoquen quienes desde dentro del socialismo y desde fuera consideran que hemos sido derrotados. El No es No sigue más vivo que nunca y como en aquella época la lucha continúa, en los 15 diputados y diputadas que votaron ese no con coraje, coherencia y dignidad, en quienes se abstuvieron por presiones pero siguen fieles a sus principios, en un ex Secretario General decapitado con ignominia.

También en los miles y miles de afiliados y afiliadas que hoy se encuentran decepcionados, humillados, deprimidos pero que mañana estarán de nuevo en las trincheras, apoyando a un  Pedro Sánchez que anunciaba su intención de continuar la lucha tras una retirada táctica, quizás no entendida por muchos, pero vitoreada por otros. Es lo mismo si se opina una cosa u otra porque sigue siendo un referente de la dignidad del No a Rajoy.

El sábado 29 de Octubre fue un día negro para el socialismo y la izquierda. Quizás con el tiempo cuando se escriba la historia vivida en democracia figurarán con letras muy negras aquella terrible semana de Enero 1977, o el 23 de Febrero de 1981 y este mes de Octubre de 2016. Instantes terribles de los que supimos salir, de éste también.

Porque es cierto que ese mes ha supuesto el mayor golpe dado al socialismo en su historia. En ese mes se ha decapitado a su legítimo Secretario General, se ha consumado el innoble viraje hacia la abstención y como consecuencia Rajoy y su corrupto PP continuará gobernando cuatro años más, o quizás algo menos.

Circula desde ese sábado negro una foto composición del famoso cuadro de Velázquez “La rendición de Breda” junto a la foto del apretón de manos entre el portavoz socialista Hernando y Rajoy. Que no se confunda nadie, ese día sólo se rindieron los cobardes, o quizás los profundamente equivocados, el resto de los socialistas, la inmensa mayoría de sus afiliados y votantes no lo hicimos. Es más, nos encontramos dispuestos a dar la batalla para conseguir una refundación del PSOE por y para su izquierda.

Porque Pedro Sánchez justo después de entregar esa acta de diputado, soltó en la sala de conferencias de Congreso de los Diputados una arenga que caló entre esa militancia. No era una retirada, ni una actitud de cobardía, ese acto significaba el inicio de una batalla mucho más profunda. La frase “la Gestora acaba hoy” sonó con una contundencia lapidaria.

Decía López Agudín aquel ya terrible 1 de Octubre que “la batalla entre la derecha y la izquierda de este país se estaba dando en Ferraz 70”. Coincidí con su apreciación y ahora va a tener su continuación en el trayecto corto o largo (dependerá de la maniobras de la Gestora) hasta las primarias primero y el Congreso Extraordinario después.

Un ejército de voluntarios ya se le están ofreciendo a Sánchez para recorrer cada agrupación de cada Federación. No ha habido tiempo para el desánimo, poca gente se va a quedar por el camino, no con espíritu de revanchismo estéril sino con la ilusión de alzar un PSOE más fuerte y vigoroso que siga siendo capaz de liderar la izquierda y ser alternativa de gobierno.

El pasado sábado hubo otros jirones. Las intervenciones de Pablo Iglesias y especialmente de Gabriel Rufián fueron profundamente erróneas y en algún punto insultantes. La de Rufián especialmente sirvió para hacerle un favor a la Gestora haciendo reaccionar unánimemente a todo el grupo socialista contra sus barbaridades.

Error en lo táctico y en lo estratégico, porque tanto a acorto como a largo plazo, la izquierda está condenada a entenderse para servir de contención a un Rajoy crecido como se vio por sus intervenciones. Incluso desde su propio partidismo, porque si Podemos pretende recoger beneficios electorales en el caladero socialista, esa posición resulta ser la menos adecuada.

Se abre por tanto una nueva etapa en la que no todo está escrito. La profunda transformación que necesita el socialismo para adaptarlo a los nuevos tiempos está en marcha.

Existen mimbres para ello, figuras emergentes como la del propio Pedro Sánchez, Josep Borrell y José Antonio Pérez Tapias se enganchan profundamente al sentir de nuestra base social. Son gentes que atesoran respeto, admiración y cariño al haber plantado cara a los poderes fácticos, a los de fuera y a sus seguidores de dentro.

Esa batalla abierta durante este mes, ese PSOE vs PSOE debe dar como vencedor a un nuevo PSOE que sea capaz de fundir a vencedores y vencidos, o quizás mejor que no haya vencidos, aunque sí gentes que por su lamentable comportamiento acaben abandonándolo para eliminar lastre innecesario.

Pero un nuevo e inesperado giro se produjo el lunes con la entrevista de Pedro Sánchez en Salvados. Allí pronunció lo que en mi opinión es el comentario más grave de la democracia desde el 23-F, que el Ibex 35, o Ibex3, más la Acorazado Mediática de Prisa impidieron un gobierno progresista e impusieron a sangre y fuego a Rajoy.


Es cierto que eso ya mucha gente lo intuía, pero lo grave es que ayer quien fue máximo dirigente del segundo partido de nuestro país lo confirmó.

Ya no hacen falta sacar los tanques a la calle para subvertir la democracia, con simples reuniones con quienes dominan los aparatos de los partidos, especialmente de izquierdas es suficiente.

¿Cuántas entrevistas habrán tenido esas gentes del Ibex35 y Prisa con quienes ahora mandan en el PSOE? ¿Cuántas con Susana Díaz y su gente?

Pero de la entrevista sí saco dos conclusiones de futuro, coincido con Sánchez en que hay que entender la naturaleza de nuestro país. España es una nación de naciones y Cataluña es una nación y, como nación que es, hay que hacer para que se sienta integrada. Por cierto eso lo llevan diciendo desde Izquierda Socialista hasta Pérez Tapias hace años. La segunda es que Podemos y PSOE están condenados a entenderse.

¿Permitirán las bases socialistas que sigan mandando en el PSOE lo peor de las derechas actuales a través de presiones intolerables?

Yo al menos no. Reconozco que Pedro Sánchez ha cometido errores tácticos y estratégicos, pero lucharé junto a él para cambiar esta situación, para transformar al PSOE.

Un nuevo tiempo comienza, será complejo, difícil, pero dicen que “tras la tempestad viene la calma”. Quizás tras esta tempestad política venga la recomposición necesaria de un socialismo a la deriva. Tras la decepción y el enfado llega la ilusión de intentar construir ese nuevo PSOE.

Ahí estamos, allí estaremos…………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 31 Octubre 2016