martes, febrero 20

Hablemos de libertad



En memoria de Ekai

La noticia del suicidio de Ekai, un joven transexual de Ondárroa, ha conmovido a la sociedad vasca y quizás también a la española, haciendo visible de manera impactante el drama por el que atraviesan miles de personas de este país (ponga aquí cada cual lo que crea conveniente). Ellos, ellas y sus familias y allegados.

Ha muerto, o quizás debiéramos decir mejor ha sido asesinado, por los prejuicios de una sociedad, de unos poderes públicos, del sistema en su conjunto, que no le ha permitido ejercer su libertad a elegir el sexo que crea conveniente.

Libertad, un concepto demasiado manido que reclamamos a menudo de manera egoísta para defender nuestra parcela de ella, pero que se la solemos negar a quienes no piensan, no aman, no viven como nosotros consideramos se debe hacer.

¿Quién puede tener la potestad para frenar que alguien en uso de su libre decisión, elija tener un sexo u otro? ¿Estábamos legitimados para imponer a Ekai que fuera como había nacido, o como se sentía y había decidido ser?

Libertad, precioso concepto definido por el diccionario de la RAE como: “en los sistemas democráticos, derecho de valor superior que asegura la libre determinación de las personas”. ¿En qué concepto superior a este nos podíamos basar para obligar a Ekai a ser lo que no era, o al menos lo que él no sentía que era?

Ayyyyy libertad, libertad, cuanto debemos reflexionar sobre ti en los momentos actuales de la historia y qué poco lo hacemos. O al menos no lo hacemos de manera altruista, generosa, amplia de miras.

Ekai se ha quitado la vida harto de luchar contra molinos de viento, no ha aguantado los obstáculos, las trabas, la imposición, la hipocresía cruel de un sistema que debiera estar para protegerle. Él que tenía fama de luchador ha tirado la toalla, pero esa bandera que dejó en el suelo de su habitación justo en su último aliento, debemos recogerla quienes entendemos la libertad de una manera amplia, sin cortapisas ni limitaciones.

Abramos un debate social sobre un concepto tan importante, llevemos a las escuelas, a las universidades, a las iglesias, incluso a los bares y tertulias  ese contraste de opiniones y hagamos que la muerte de Ekai no sea en vano.

Él tenía derecho a ser quien consideraba que era, no ha podido, pero otros y otras también lo desean y es obligación de quienes nos consideramos “normales” (terrible palabra hablando de estos temas) y al mismo tiempo demócratas,  de  apoyarles, animarles, solidarizarnos con ellas y ellos, que no se sientan solos en su lucha. En definitiva poner en práctica otro valor a la baja, la solidaridad.

Libertad, preciosa palabra, bello concepto que nos cuestiona en cada instante. Libertad de Ekai, pero también libertad de las miles de jóvenes que según los últimos estudios sufren el maltrato de sus parejas.

En los últimos años se ha incrementado un 25 % las denuncias en esa franja de edad de la adolescencia y probablemente sólo estemos viendo la punta del iceberg. Nos debe preocupar y asustar este dato demoledor, porque indica que no sólo no estamos avanzando sino que retrocedemos.

Jóvenes que están siendo coartadas en su libertad para relacionarse, para actuar, o desarrollarse como personas libres, por parejas cuyo machismo sigue alcanzando, incluso superando, las cotas de sus mayores.

Libertad, oh libertad, cuanto te nombramos y qué poco te ponemos en práctica. Libertad, de pensar, de actuar, de ser, incluso por encima de las normas establecidas como “habituales”, con el único límite de no dañar la del “otro”.
Libertad divino tesoro en peligro. Simplemente echando una rápida ojeada a la prensa de hoy, se puede observar cuantas noticias están referidas a la vulneración de ese valor vital para poder vivir.

Hablemos sí, debatamos, contrastemos opiniones y aportemos soluciones, porque una sociedad que permite muertes como las de Ekai, el sufrimiento de adolescentes, la vulneración sistemática de la libertad, es una sociedad enferma, en una profunda crisis de valores.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia



lunes, febrero 12

Pensiones: canallada de la derecha


Publicado en Deia el 13 Febrero 2018

Dice un sabio dicho popular a modo de recomendación: “procura que el árbol no te impida ver el bosque”.

Aplicado a este país (ponga aquí cada cual lo que desee) se podría interpretar que evitemos cegarnos con las tensiones Estado-Catalunya (a partir de este momento habrá que ampliarlo a Estado-Catalunya-Euskadi), que a modo de señuelo nos echan cada día, para que nos impida ver el bosque de las agresiones que durante estos más de 5 años de gobierno del PP, ha hecho sobre el Estado del Bienestar que tanto costó construir a la izquierda.

Agresiones a la sanidad, servicios sociales, o educación pública, al acceso de una vivienda digna, o al estado de nuestras carreteras que se colapsan a la menor nevada, al transporte por tren y por último, quizás la más importante, al sistema de pensiones. Con el agravante de que ésta afecta a más de ocho millones de personas que en muchos casos malviven con cantidades de miseria.

Parece profundamente injusto, que habiendo sido los pensionistas quienes han mantenido este país durante la crisis, debido a que muchos familiares jóvenes en paro han recibido las ayudas para sobrevivir desde sus pensiones, ahora estén sufriendo la brutal agresión de una derecha sin escrúpulos.

Una derecha corrupta representada por el gobierno del PP, que ha olvidado esta etapa de nuestra reciente historia y de nuevo recoge la aparcada bandera de llevarles con miedos y engaños, hacia unos planes de pensiones pensados para beneficiar a los poderosos de siempre.

Pero antes debemos hacer un poco de historia ya que este país cada día es más desmemoriado, quizás como consecuencia de un intenso trabajo de lavado de cerebro que practican los poderosos poderes fácticos. Así si preguntáramos a los jóvenes de hoy qué es el Estado de Bienestar, o en el caso que nos ocupa qué significa el “Pacto de Toledo”, muy pocos contestarán con un mínimo de acierto.

Bueno pues el “Pacto de Toledo” que tanto mencionan los expertos al hablar de las pensiones, se denomina a un acuerdo al que en 1995 llegaron los partidos políticos, que fue refrendado en el Congreso de los Diputados de España,  que se refería al “análisis de los problemas estructurales del sistema de seguridad social y de las principales reformas que deberán acometerse”.

Esa es su definición oficial, pero en realidad lo que se pretendía con él era garantizar su supervivencia y en especial de las pensiones tal y como estaban ideadas en un momento especial, en el que ya comenzaba a detectarse un descenso en las aportaciones al fondo común, acompañado de un incremento de los gastos de dicho sistema.

Al mismo tiempo separaba las diferentes fuentes de financiación de las prestaciones, dejando las llamadas no contributivas y universales (sanidad, servicios sociales, etc.) a cargo de la imposición general y las pensiones contributivas a cargo de un sistema de cotizaciones sociales.

En ese instante de nuestra historia la voluntad de los legisladores era de consensuar voluntades, para salvar un elemento vital de nuestra democracia; el sistema de pensiones del que nos habíamos dotado y que estaba reflejado como derecho fundamental en la Constitución de 1978.

Recordar que en su artículo 50 señala que “Los poderes públicos garantizarán mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”.

Más bien parece que el Gobierno de Rajoy interprete que los términos “adecuadas” y “actualizadas”, se adaptan a las agresiones que en los últimos años ha realizado a sus cuantías y actualizaciones. O sea que el famoso 0,25 % de subida se ajusta perfectamente a la norma constitucional.

Ese susodicho y manido “Pacto de Toledo”, trajo como consecuencia práctica la creación de una comisión de seguimiento en el Congreso de los Diputados, que nació con un espíritu de consenso para beneficio del bien común, para ir actualizando periódicamente el mismo.

Lamentablemente desde la llegada del PP al poder no ha podido cumplir esa función y actualmente se encuentra absolutamente bloqueada, quizás también por una desidia de la oposición y la de una izquierda que nuevamente ni está ni se la espera, más interesada en sus cuitas partidistas.

Como colofón de esa historia cabe recordar que en el año 2000, se creó una especie de hucha de las pensiones, “Fondo de reserva de la seguridad social”, cuya finalidad era acumular cantidades en momentos de crecimiento, que pudieran garantizar su mantenimiento en los de crisis. Esa hucha que en 2011 alcanzó su cifra máxima de  61.000 euros, ha quedado reducidos a prácticamente cero en el presente año, provocando una crisis sin precedentes.

¿Todo se ha gastado en cubrir el déficit de las pensiones? La respuesta es negativa, ya que Rajo y los suyos han ido sacando periódicamente cantidades para cubrir otras necesidades, por lo que la primera reflexión que debiéramos hacernos sería que precisamente por ese motivo, ahora debiera devolverlas.

¿Eso solucionaría el problema? Según economistas ilustres como Niño Becerra, no, ya que el problema no es coyuntural sino estructural. La profunda y larga crisis que llevamos sufriendo desde 2008, ha tenido consecuencias nefastas para el empleo y su calidad, o sea para los ingresos.

Hoy los salarios medios y por tanto los ingresos de los impuestos derivados de los mismos, están un 20 % por debajo de la situación anterior a la crisis y cada vez son más precarios, lo que resiente al sistema en su origen. Si los ingresos disminuyen y los gastos aumentan la quiebra está garantizada.

Sólo una medida de emergencia nacional que reconduzca el mercado de trabajo a la situación anterior, garantizaría su supervivencia. La visión de la derecha de que esto se soluciona recortando gravemente las pensiones, debe tener enfrente una igual o más potente de la izquierda en su conjunto, que plantee que desde su mantenimiento debe venir por el incremento de esos ingresos, o sea a través de la mejora de los salarios y de la estabilidad laboral.

Al mismo tiempo la derecha, la antigua del PP, ha puesto en marcha una campaña de mentiras y miedo para llevar a la ciudadanía hacia un sistema privado de pensiones, advirtiendo sutilmente de la posible quiebra del público. No sólo la vieja derecha, también la nueva de Ciudadanos va enseñando levemente su patita en la misma dirección. Ojo a esto pensionistas.

Resulta insultante que en las últimas declaraciones de Rajoy anime a los españoles a ahorrar durante la vida activa, para poder vivir durante la jubilación. ¿Se refiere de manera indecente a ahorrar con los salarios de miseria actuales?

Pero a diferencia de ocasiones anteriores y quizás por torpezas como la citada, las y los pensionistas se están despertando del largo letargo y comienzan a movilizarse. Lamentablemente esa movilización no está siendo a través de sus sindicatos de clase, que cada vez lo van siendo menos, sino desde asociaciones creadas a las que estos se van sumando a veces a regañadientes.

La izquierda, toda la izquierda, la política, la sindical y la social, debe entender que este problema supone la agresión más importante a las capas más vulnerables de la sociedad, los y las pensionistas, desde la implantación de la democracia y unir fuerzas sin posiciones sectarias ni electoralistas. Sólo desde la unidad inquebrantable y generosa de la izquierda se podrá resolver esta crisis.

Pero también se debe tener en cuenta que los pensionistas somos una potentísima fuerza de movilización, pero sobre todo electoral, que puede resultar nuestra arma más eficaz. Así más de ocho millones de votantes, más aledaños, somos muchos votos y si abandonamos nuestra tradicional posición conservadora podremos frenar esta histórica agresión.

Es cierto que existen pensionistas de derechas, de izquierdas, de centro, que pueden votar al PP, PSOE, Ciudadanos o Podemos Pero en esta ocasión y aunque sólo sea por una posición egoísta (ojalá fuera también de clase porque en los últimos tiempos nos hemos transformado en una clase que puede y debe ser poderosa), debemos votar castigando a quienes nos agreden o se intuye que puedan hacerlo y volcarnos en apoyar a quienes garanticen el respeto a nuestras pensiones de una manera digna.

Garanticen de manera creíble y valiente.

Veremos……….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE y pensionista)

Villava-Atarrabia 9 Febrero 2018


He dudado sobre qué canción acompañar a este escrito y al final pongo dos muy diferentes





martes, febrero 6

De los Goya a Waterloo



Publicado en Gara, Navarra Información, Radio Rebelde Republicana el 6 Febrero 2018

Aún con las sensaciones de la última gala de los Goya presentes, más allá de lo puramente cinematográfico queda el regusto de lo anecdótico, aunque a menudo esto es lo que resulta más trascendental.

Así en un momento de agudización de las tensiones centro-periferia sin resolver desde nuestra ejemplar Transición, es precisamente desde el cine en esa gala de sus premios anuales, desde donde nos llegan ejemplos de pluralidad nacional.

Teniendo en cuenta lo que para algunos nos queda claro, que España es una nación de naciones que algún día deberemos adaptar a los nuevos tiempos, lo ocurrido el pasado sábado es un reflejo de dicha realidad.

Nada menos que 16 premios se fueron al cine vasco y catalán, 15 a esa espléndida película, Handía, 3 a “Veranos del 93” y otros tres incluidos los premios gordos de mejor película y mejor directora al catalán. Con el añadido de que las dos primeras están hechas en euskera y catalán.

16 premios que fueron recibidos con discursos y mensajes impecables de integración y respeto, muy alejados de lo que estamos acostumbrados a ver y sobre todo oír y leer en el campo político, o de las redes sociales.

El sábado el mundo del cine nos marco con claridad el camino a seguir. Ahora sólo falta que el público lo respalde yendo a ver esas tres grandes películas y los políticos, algunos allí presentes, tomen nota y les imiten.

No fue esa la única nota reseñable, también vimos una gala de reivindicación del papel de la mujer en el mundo del cine, de reivindicación para caminar hacia la igualdad plena. Los discursos estuvieron plagados de referencias a esa lucha titánica, también las decenas de abanicos rojos que plagaron el auditorio en muchos momentos, muchos de ellos en manos de hombres.

La mujer lleva muchos años en el mundo del cine pero su calidad cada vez compite más de igual a igual con el hombre, solo falta romper en mil añicos el techo de cristal existente durante demasiado tiempo y en ese camino parece que estamos.

Llamó la atención la casi ausencia de comentarios referentes al momento actual de nuestro país, más allá de temas puntuales como el IVA del cine. Pero por ejemplo ni una referencia a la situación de especial crispación entre el Estado y Catalunya.

Eso que lo ocurrido las últimas horas daba incluso para introducir algún gag humorístico. Por ejemplo el intento de alquilar por parte del exiliado Puigdemont, una mansión de lujo nada menos que en la población belga de Waterloo.

Esos asesores que hasta ahora demostraban una gran habilidad han patinado por primera vez durante este largo proceso. Mandar al “presidente a la fuga” cual Napoleón tras su exilio en la isla de Elba, al mismo lugar donde este dio por finalizado su mandato de los 100 días, no parece la idea más brillante en esta batalla de marketing que mantienen desde que huyó.

Eso después de los lamentables mensajes pillados a Toni Comín, (bueno, pillados… ¿o no?), le sitúan en una incómoda posición. Con ERC y parte del PEDeCAT desando quitárselo de encima, porque consideran que se ha convertido en un lastre para el “proces”, trae un nuevo panorama que puede dar lugar a cambios profundos en ese complejo mundo del independentismo catalán.

En estos instantes el pulso que mantiene la vía Junqueras, más pragmática y partidaria de un cambio de rumbo que lleve a un pacto con el estado con la vía Puigdemont, partidario de continuar la senda de la DUI de confrontación total, están a punto de librar la batalla de todas las batallas.

Con una sociedad catalana que comienza a dar signos de agotamiento, no parece la mejor idea llevarla a unas nuevas elecciones de resultados imprevisibles. ¿Quién se beneficiaría de ellas? ¿Se producirían los mismos o parecidos resultados? Con Cs, PSC y se supone que JuntsXCat al alza, es probable que quienes sufrirían de nuevo las consecuencias fueran ERC y PP.

Esta situación de bloqueo sólo podría solucionarse si desde el estado los partidos de izquierdas se pusieran de acuerdo en una campaña potente a favor del diálogo y la negociación que tuviera la complicidad de Junqueras y los suyos.

Volver de nuevo a los antiguos esquemas defendidos por Pedro Sánchez en su campaña para recuperar la SG del PSOE, Estado Federal Plurinacional, apertura de un nuevo proceso constituyente, incluso acordar algún tipo de consulta de acuerdo con la ley, desde la recuperación del entendimiento con Podemos y ERC.

Todo ello antes de que ocurra lo que la encuesta del CIS vaticina, que a pesar de la bajada importante del PP, la subida de Cs pueda permitir a la derecha conseguir la mayoría absoluta en el Parlamento.

Veremos….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 5 Febrero 2018


lunes, enero 29

Catalunya: Dos truhanes a la greña



Publicado en Deia el 30 Enero 2018

(Truhan según la RAE es aquel que vive de engaños y estafas)

La enésima temporada de este culebrón inacabable que supone la crisis entre Catalunya y España, tuvo su inicio el pasado 17 de Enero. Fue otro día histórico, otro más de los numerosos que se han dado en los últimos meses.

Se constituyó el nuevo Parlament fruto de las elecciones del pasado 21 de Diciembre. Existían numerosas incógnitas y muy pocas certezas. ¿Se constituiría con todos los parlamentarios y parlamentarias presentes, o tal y como parecía probable lo haría con 8 menos, los tres en prisión más los 5 en Bruselas?

¿Cruzarían Puigdemont y sus autoexiliados las fronteras de España antes de ese acto solemne? ¿Qué resultado tendría la nueva Mesa del Parlament, crucial para las decisiones venideras en estas circunstancias? ¿Quién sería el o la próximo Presidente del Parlament una vez dado un paso a tras Forcadell?

Demasiadas incógnitas aunque parecía evidente que ni los actualmente encarcelados ni los exiliados podrían participar, al menos físicamente. Eso situaba a los independentistas de sus mayoría actual 70-65, en minoría 62-65.

¿Colaboraría entonces la Catalunya en Común Podem de Pablo Iglesias en esa nueva mayoría para arrebatarles el poder de la mesa? Y si no lo hacía, ¿qué consecuencias tendría en el resto del Estado en un momento de caída libre?

Pero al final nada cambió, parte de los ausentes, los encarcelados Junqueras, Forn y Sánchez, pudieron votar por delegación al aflojar el juez Llanera la tensión de la cuerda. La mesa tuvo de nuevo el poder independentista para seguir realizando desvaríos varios y su nuevo President fue otro hombre de ERC, Roger Torrent. Quizás en los próximos tiempos se verá si lo es para acercar posturas.

Entre ellos y quizás el fundamental, permitir que este 30 de Enero Puigdemont pudiera ser investido de nuevo President de la Generalitat por vía telemática, o sea desde Bruselas de manera virtual, lo que significaría un nuevo desvarío que activará la maquinaria judicial del Estado.

Otra vez nos situábamos en un escenario parecido en este absurdo juego del “gato y el ratón” entre dos figuras histriónicas, Rajoy y Puigdemon, que compiten sobre quien realiza la payasada mayor. Lo que resultaría cómico si no fuera por lo que nos jugamos en este envite.

El primero provocando que el Estado se meta en el terreno que al otro le conviene, implicando a sus diferentes poderes. El policial, con los errores cometidos durante la jornada del 1-O que nos costó como país el desprestigio internacional, el legislativo, arrastrando al PSOE a otro error de bulto con  la aprobación en el Senado del artículo 155 y al judicial con una cadena de despropósitos que han dañado la credibilidad de nuestra democracia.

Así lo que debieran ser los patinazos del gobierno del PP pasaban a ser los de todo el Estado.

La última jugada, propiciada por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, llevaba al gobierno, y por ende al Estado, al ridículo de presentar un recurso al TC para que suspendiera el pleno de investidura de hoy, por cierto contradiciendo lo que el propio Rajoy había asegurado apenas unas horas antes.

Todo ello con la desaprobación de sus servicios jurídicos y del propio Consejo de Estado. Que iba a ser rechazado por el TC era un resultado sabido de antemano. ¿Por qué se hizo? Probablemente no sólo por torpeza política, sino por razones más espurias,  por tapar el bombazo de las “cantadas” del Caso de la Gürtel. Ricardo Costa, el “bigotes” y Pablo Crespo es probable que sin desearlo hayan sido las verdaderas razones de ese movimiento suicida.

Afortunadamente el TC no ha caído en la trampa, rechazándolo y aprovechando para dejar claro que Puigdemont sólo puede ser elegido President de manera presencial.

Aunque a día de hoy se informa, que tres de los “consellers” huidos han presentado o van a hacerlo en breve la renuncia a sus actas, para garantizar los 68 votos necesarios.

De esta manera Rajoy, el PP y su gobierno han sido capaces de implicar al propio Estado (hasta hicieron intervenir al Rey en una aparición a destiempo y torpe) para salvar sus propias vergüenzas.

Todo ello con el silencio, o al menos no con la respuesta y el coraje que se debería exigir, de parte de la oposición, en especial de una izquierda en plena confrontación que no ha sabido estar a la altura de las circunstancias. Ni PSOE ni Podemos empeñados en una batalla electoral suicida, han sido capaces de poner freno a tanto desvarío y han acabado siendo cómplices de una u otra manera.

Enfrente otro truhan que con su juego del voy y/o vengo constante, ha situado al independentismo y a la propia Catalunya al borde del colapso. No es de extrañar que las voces más sensatas de ERC, comenzando por el propio Junqueras y Tardá, pero también sectores sensatos del PDeCAT ya comiencen a declarar que el procés está por encima del ex President.

Dos truhanes, cada uno a su manera, que les importa un carajo el bienestar de su ciudadanía, más implicados en salvar su propio pellejo a base de trampas y engaños, que de resolver el grave problema que nos está afectando a todos, catalanes, españoles o vascos.

Porque las consecuencias de esta truculenta historia son, que crean una situación de inestabilidad que está afectando cada vez más a la economía catalana y por consiguiente a la española.

Pero no sólo eso, porque cabe preguntarse a estas alturas de la película; ¿Qué ha conseguido Puigdemont apoyado por Rajoy? ¿Qué han logrado los partidos independentistas y el PP con sus locuras?  Existen ya respuestas concretas a estas preguntas:

. Su estancamiento e incluso retroceso en escaños pero sobre todo en votos.
. Un empobrecimiento de la ciudadanía catalana y española. ¿Vivimos mejor que antes de este conflicto? Parece evidente que no. ¿Hemos solucionado los problemas estructurales en materia de sanidad, educación, servicios, sociales, empleo, o corrupción? Indudablemente tampoco.
. Han creado un cisma importante entre las izquierdas. PSOE y Podemos se llevan mucho peor que antes.
. Han logrado que la izquierda se debilite. La suma de PSOE y Podemos antes de la crisis era el 40,5 % y ahora el 36,7 %, menos de 4 puntos.
. Paralelamente han logrado fortalecer a su mayor enemigo, Cs, que pasa del 18,5 al 27,1 %, 9 puntos más.
. Han fortalecido a la derecha. Así la suma PP+Cs pasa del 45,4 al 50,3 %, 5 puntos más.
. Han debilitado la imagen externa de Catalunya y España, afectando a ambas economías.
. Por último; ¿está ahora más cerca o más lejos la posibilidad de un referéndum legal? Mucho más lejos.

¿Entonces para qué ha servido? Cada cual que ponga su respuesta. Pero cabe espetarles: chapó Sres. Puigdemont y Rajoy son ustedes unos verdaderos genios. Han llevado a Catalunya y España al desprestigio internacional provocando la mayor crisis de estado de la democracia.

Afortunadamente se detectan algunos signos de lucidez, no se sabe muy bien si por el deseo de salir de la cárcel, o porque el raciocinio va impregnando algunas de sus mentes dirigentes. Las últimas declaraciones de Junqueras, Forn y los dos Jordis ante el TS así parecen indicarlo.

La vía Puigdemont parece acabada y en minoría, probablemente hoy salgamos del pleno del Parlament con otra alternativa y poco a poco se irá imponiéndose la sensatez y el pragmatismo de la vía Junqueras. Haría bien la izquierda, PSOE y Podemos, en favorecer e impulsar estas contradicciones en el seno independentista, presionando para que se abra la mano favoreciendo vías de diálogo y entendimiento.

Dos truhanes a la greña no deben destrozar la convivencia entre las diferentes naciones que componen este país plural.

No se puede ignorar que más de dos millones de catalanes y catalanas siguen planteando que no se encuentran cómodos en la España actual y quizás haya llegado el momento de plantearse seriamente solucionar este tema de manera definitiva.

A la vista de todo esto sólo la izquierda de ambas orillas de este río ahora de aguas turbulentas, parece que debieran ser capaces de aportar soluciones. Eso si se ponen de acuerdo en un verdadero pacto de estado, que solucione definitivamente las tensiones centro-periferia heredadas de la Transición y si el PSOE rompe amarras con un PP corrupto y errático.

Veremos…………..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 28 Enero 2018




lunes, enero 22

Un Enero negro que no debemos olvidar


Publicado en Gara el 26 Enero 2018 Diario de Noticias de Navarra el 27 y en Navarra Información y Radio Rebelde Republicana.

Atribuyen al gran pensador romano Cicerón una célebre frase: “un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”. También que los juglares de la Edad Media se encargaban con sus trovas de evitar ese olvido. Como cada año, cual juglar del siglo XXI me encargo de intentar imitarles.

Recordaba por esta razón ésta mañana fría de Enero el que sufrimos en éste país hace justo ahora más de 40 años y que viví en primera persona. Unos acontecimientos tan bien reflejados por Bardem en su espléndida película.

Tengo muy vivos en mi memoria aquellos dramáticos días. En aquel tiempo militaba en el PCE y en Comisiones Obreras, en la Universidad de Madrid donde estudiaba y en el sector de Artes Gráficas donde trabajaba, en ese pluriempleo peculiar típico de aquella época.

Se inició el domingo 23 de Enero de 1977, ahora hace 41 años, cuando un grupo de ultraderecha asesinaba al joven Arturo Ruiz en una manifestación pro amnistía, en el cruce de las calles de Silva y Estrella en la trasera de la Gran Vía (entonces avenida de José Antonio) de Madrid.

Aquel día andaba cerca con compañeros de la Universidad.  Al día siguiente muere la estudiante de sociología María Luz Nájera, como consecuencia del impacto del bote de humo que recibe en la manifestación en protesta por la muerte de Arturo. Ocurre en la esquina de la Gran Vía con la calle de Libreros. Impactados por ambos hechos toda la izquierda antifranquista se conmociona.

Precisamente aquel terrible 24 de Enero, los camaradas de Artes Gráficas teníamos previsto reunirnos en el despacho de abogados laboralistas de Atocha, lugar que alternábamos con el de Españoleto para nuestros encuentros, pero horas antes recibimos una llamada para suspenderla, porque había otra más importante del Transporte que por entonces estaba en huelga.

La sustituimos por una mini reunión en mi casa, lugar que solíamos utilizar en momentos puntuales. Había negros nubarrones, y algo se barruntaba en el ambiente. Decidimos esperar acontecimientos.

Y estos sucedieron de inmediato, a las doce de la noche, estando ya en la cama porque solía levantarme a las 6 de la madrugada, sonó el teléfono de mi casa. Un camarada, Eugenio, me informaba de lo de Atocha. Asesinados Enrique, Sauquillo…seis en total y heridos graves Lola, Alejandro… Gentes que conocía my bien. Pensé que podíamos haber sido nosotros.

Luego una vorágine de reuniones, asambleas, contactos, y sobre todo un mensaje claro; hay que mantener la calma, no responder a la provocación. A pesar de la rabia contenida por nuestros camaradas asesinados apretamos los dientes y tragamos el sapo. Éramos comunistas y por tanto teníamos una mayor responsabilidad.

Después, el impresionante entierro en el que participé activamente como “servicio de orden”, y la sensación de estar viviendo momentos históricos. Luego con el tiempo entendí que aquel llamamiento a la calma de mi partido fue clave para conseguir la democracia, y desde entonces defiendo esa misma reacción en circunstancias parecidas.

Antes otro día de Enero, fatídica casualidad, el 20 pero años atrás en 1969, caía asesinado por la BPS Enrique Ruano. Conocí a Enrique en la lucha anti franquista, era de mi misma quinta, aunque en aquel tiempo yo militaba en el PCE y estudiaba en la Escuela de Teleco.

Precisamente allí nos enteramos de su muerte, de su asesinato, recuerdo las conversaciones con José Luis “Avinareta”, Pepe Carpintero, Manolo Briso, Manolo Gamella, aunque los dos últimos eran de la FUDE teníamos una muy buena relación, y nos estremecimos al pensarlo.

El franquismo agonizaba, lo sabíamos, pero temíamos sus últimos coletazos, y éste fue uno de ellos. También conocíamos a sus torturadores, a sus asesinos, el comisario Conesa, el temible Yagüe, y un sádico, “Billy el niño”, o lo que es lo mismo Juan Antonio González Pacheco. No los conocíamos físicamente pero circulaba por los círculos de lucha antifranquista la fama de su crueldad. 

En aquel tiempo, 1969, se estaba discutiendo el Estatuto para la Politécnica, y la izquierda lideró esa lucha. Era representante de Teleco, y después de una reunión clandestina en la Escuela de Ingenieros de Caminos, al salir camino del autobús, paró bruscamente un Seat negro a mi lado, supe enseguida qué suponía aquello, bajaron dos policías de la Brigada Político Social, uno de ellos era un personaje siniestro, flaco, pequeño,  “Billy el niño”.

Creo que nunca se borrará de mi mente aquella cara. Hoy vuelven a mí los recuerdos de aquellos interminables días en la DGS, en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol, también las veces posteriores. Aquel tétrico edificio aún me da escalofríos al pasar delante, por más que ahora sea la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Hoy al recordar aquellos hechos pienso que pude ser yo, cuando Billy “actuaba” y uno de sus compañeros le decía “ten cuidado que se te va a ir la mano otra vez y lo vas a matar”. Resuenan esas palabras y las recuerdo como si fueran ahora, cuando él situado a mi espalda respondía “no importa, hacemos como con Ruano lo tiramos por la ventana y decimos que se ha lanzado al querer escapar”.

Pienso en Enrique, en todos los Enriques que dejamos por el camino, en aquellos camaradas, los abogados de Atocha, y que quizás el destino haya querido llevar hasta hoy para ejercer de juglar, para escribir estas líneas que son, que quieren ser, un homenaje a quienes lucharon codo con codo conmigo y hoy ya no están, pero también como cada año un recordatorio para las nuevas generaciones. Esas que despectivamente nos consideran del “régimen del 78”. Qué sabrán ellos de lo que pasó entonces. 

Estamos en otro tiempo, pero esta mañana de invierno recuerdo aquellos momentos, aquellos días, aquellos interrogatorios crueles, aquellas gentes, a mis camaradas caídos con sensaciones profundas, muy profundas, y alguna lágrima asomando por mis ojos, sintiendo que al recordarlos recupero mi capacidad para llorar de emoción.

Para después lavarme la cara con agua muy fría y continuar la lucha, también en su nombre, una lucha revolucionaria, pacífica, activa, desinteresada, valiente que frene nuevas agresiones de un fascismo diferente pero igual de cruel.

Os recuerdo hoy, os recordaré siempre camaradas, compañeros…..vuestro ejemplo me guía y guiará siempre….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 21 Enero 2018



martes, enero 16

17-E: ¿otro día histórico?


Publicado en Diario de Noticias de Navarra, Navarra Información y Radio Rebelde Republicana el 17 Enero 2018.

Mañana miércoles 17 de Enero tenemos otro día histórico para Catalunya y probablemente para España, otro más de los numerosos que se han dado en los últimos meses.

Se constituye el nuevo Parlament fruto de las elecciones de pasado 21 de Diciembre. Con numerosas incógnitas y muy pocas certezas. ¿Se constituirá con todos los parlamentarios y parlamentarias presentes, o tal y como parece probable lo hará con8 menos, los tres en prisión más los 5 en Bruselas?

¿Cruzarán Puigdemont y sus autoexiliados las fronteras de España antes de ese acto solemne? ¿Qué resultado tendrá la nueva Mesa del Parlament, crucial para las decisiones venideras en estas circunstancias? ¿Quién será el o la próximo Presidente del Parlament una vez dado un paso a tras Forcadell?

Demasiadas incógnitas aunque parece evidente que ni los actualmente encarcelados ni los exiliados podrán participar, al menos físicamente. Eso sitúa a los independentistas de sus mayoría actual 70-65, en minoría 62-65.

¿Colaborará la Catalunya en Común Podem de Pablo Iglesias en esa nueva mayoría para arrebatarles el poder de la mesa? Y sin no lo hace ¿qué consecuencias tendrá en el resto del Estado en un momento de caída libre?

No estamos en un momento de especial fortalecimiento de la generosidad, con lo que cabe esperar que a pesar de las ausencias nada cambie y esa Mesa elegida mañana mantenga el poder independentista para seguir realizando desvaríos varios.
Entre ellos y quizás el fundamental, permitir que Puigdemont sea investido de nuevo President de la Generalitat por vía telemática, o sea desde Bruselas de manera virtual, lo que significará un nuevo desvarío y activar de otra vez la maquinaria judicial.

El problema de esta truculenta historia es que todo ello crea una situación de inestabilidad, que está afectando cada vez más a la economía catalana y por consiguiente a la española.

Pero no sólo eso, porque cabe preguntarse a estas alturas de la película; ¿Qué ha conseguido el Proces? ¿Qué han logrado los partidos independentistas con sus locuras? 
Existen ya respuestas concretas a estas preguntas:
. Su estancamiento e incluso retroceso en escaños pero sobre todo en votos.
. Un empobrecimiento de la ciudadanía catalana. ¿Viven mejor que antes de este conflicto? Parece evidente que no. ¿Han solucionado los problemas estructurales en materia de sanidad, educación, servicios, sociales, o empleo? Indudablemente tampoco.
. Han creado un cisma importante entre las izquierdas. PSOE y Podemos se llevan mucho peor que antes.
. Han logrado que la izquierda se debilite. La suma de PSOE y Podemos antes de la crisis era el 40,5 % y ahora el 36,7 %, menos de 4 puntos.
. Paralelamente han logrado fortalecer a su mayor enemigo, Cs, que pasa del 18,5 al 27,1 %, 9 puntos más.
. Han fortalecido al mismo tiempo a la derecha. Así la suma PP+Cs pasa del 45,4 al 50,3 %, 5 puntos más.
. Han debilitado la imagen externa de Catalunya y España, afectando a ambas economías.
. Han dado coartadas a la derecha española para encarcelar, reprimir.....
. ¿Está ahora más cerca o más lejos la posibilidad de un referéndum legal? Mucho más lejos.
¿Entonces para qué ha servido? Cada cual que ponga su respuesta. Pero cabe espetarles: chapó señores dirigentes independentistas, son ustedes unos verdaderos genios.

Mañana es otro día histórico, pero como el resto de los que han ido sucediendo en los últimos tiempos no van a solucionar este embrollo, o quizás lo que consiga sea agravarlo y complicarlo aún más.

Eso a pesar de algunos signos de lucidez detectados, no se sabe muy bien si por el deseo de salir de la cárcel, o porque el raciocinio va impregnando algunas de sus mentes dirigentes. Las declaraciones de Junqueras, Forn y los dos Jordis ante el TS así parecen indicarlo.

La vía Puigdemont parece acabada y en minoría y poco a poco va imponiéndose la sensatez y el pragmatismo de la vía Junqueras. Haría bien el gobierno de Rajoy de favorecer e impulsar estas contradicciones en el seno independentista, abriendo la mano y favoreciendo vías de diálogo y entendimiento.

No se puede, no se debe ignorar que dos millones de catalanes y catalanas siguen planteando que no se encuentran cómodos en la España actual y quizás haya llegado el momento de plantearse seriamente solucionar este tema de manera definitiva.

Entonces sí este 17 de Enero se podría convertir en un verdadero día histórico.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 15 Enero 2018