domingo, diciembre 24

21-D: ¿pierde Catalunya, pierde España?


Publicado en DEIA el 26 Diciembre 2017

Ha sido una campaña electoral larga y dura, quizás la más enconada de nuestra democracia, donde la crispación ha sobrepasado a la política llegando de manera peligrosa a la propia sociedad catalana.

Una campaña atípica derivada de dos hechos complejos y trascendentales, la declaración por el Parlament de la DUI y la respuesta contundente del gobierno de Rajoy con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, por primara vez en nuestros casi 40 años de historia constitucional.

Atípica también por desarrollarse con varios candidatos, entre ellos dos cabezas de cartel, o en la cárcel o en el exilio, que ha transcurrido entre situaciones esperpénticas de mítines virtuales de ambos, en un caso sonoros y en el otro por videoconferencias y que ha culminado en otro elemento excepcional, que la votación desarrolle, también por primera vez, en un día laborable.

Dura porque no sólo han existido los típicos rifi rafes entre candidatos y candidatas, sino porque también al más puro estilo de la Euskadi con ETA, la crispación se ha trasladado a la sociedad. Así las pintadas, los insultos, las descalificaciones, los escraches, la participación de la extrema derecha españolista, recordaba más a los años 80 y 90 de por aquí arriba que a la Catalunya moderna y civilizada del siglo XXI.

Produce tristeza y desconsuelo observar que precisamente ahora que aquí impera la sensatez, el diálogo y el entendimiento, allí donde antes nos mirábamos como ejemplo a seguir, hayan seguido justo la senda contraria con el peligro que eso representa.

Finalmente extraña por no haber tenido debates en profundidad, contrastes entre programas o ideologías, donde temas fundamentales como la educación, la sanidad, el empleo, o temas económicos no han estado sobre la mesa, sólo ha existido el contraste entre independencia sí o no, con los diferentes matices del espectro.
Llegó el momento de la verdad y ya durante la jornada se podía intuir que la participación sería de record aunque el primer dato a las 14 h era prácticamente el mismo que en el 2015, pero al ser en día laborable todos los indicios indicaban que el patrón de horario de voto cambiaba, así a las 18 h ya batía el record con 5 puntos por encima de aquella. Ese 68.3 % era ya una cifra increíble para los nuevos tiempos.

Y llegó el instante definitivo, las 8 de la tarde se cerraban los colegios electorales, la sentencia estaba dictada, el pueblo catalán, esta vez todo el pueblo catalán, había decidido. Porque el 82 % de participación final significa según todos los expertos que ha resulta plena, descontada la abstención técnica todas y todos han acudido a votar.

Tradicionalmente llegaban en primer lugar los sondeos a pié de urna que solían generan muchas dudas, en este caso más al mentirse mucho sobre voto emitido, tanto en un extremo como en el otro, por eso las televisiones renunciaban al mismo.

Estos sondeos iban a tener una nueva prueba de fuego por eso han echado marcha atrás. Sólo La Vanguardia se atrevió pero a través de una encuesta telefónica de dudosa validez.

Pero no todo ha sido negativo en esta campaña. Existen elementos positivos evidentes, desde la alta participación, la ausencia de incidentes reseñables, hasta la credibilidad de su desarrollo a pesar de los intentos de crear dudas sobre un hipotético “pucherazo”, imposible en un país ejemplo de seriedad y transparencia.

Llegaron los resultados y resultó también una noche electoral atípica, daba la sensación de que nadie había ganado, más allá de las reacciones de júbilo contenido en las huestes de Puigdemont o Arrimadas. Quizás porque nadie había conseguido cumplir sus objetivos plenos. Algunos tenían motivos para la alegría pero no suficientes.

Así Cs celebraba su histórica victoria con subidas excepcionales en escaños y votos, era el partido ganador, pero la sensación era agridulce al no haber sido capaces el sector constitucionalista de evitar la mayoría absoluta del independentismo.

Puigdemont y su recién nacido JuntsXCAT también resultaba ganador por partida doble, al conseguir desde cero un gran resultado ganando a su competidor ERC, pero se le amargaba al observar que Cs le superaba y que su sector independentista perdía escaños y votos.
.
Luego estaba el pelotón de los perdedores, PSC aún ganando un escaño no llegaba ni de lejos a sus expectativas, ERC se veía superado por sus dos máximos competidores, CatComunPodem perdía con contundencia y lo que es más terrible dejaba en la cuneta su condición de imprescindible, por su parte la CUP y PP se hundían estrepitosamente. Especialmente relevante resulta que un partido que gobierna España sea insignificante en Catalunya, anunciando que el relevo en la derecha está ya listo.

De un resultado para el independentismo de 50 %-48 % en 2015, sumando a Unió que no obtuvo representación parlamentaria, se pasaba a un pobre 47-51. El Proces no remontaba sino que se hundía en sus expectativas. Por cierto beneficiado por un sistema electoral injusto copiado del Estado, que produce el efecto perverso de teniendo menos votos poder ganar las elecciones. Con un sistema proporcional provincial puro el independentismo habría sacado 67 escaños y con circunscripción única 66.

Por otro lado moviéndonos en los terrenos clásicos de derecha-izquierda, poco habituales a ser tenidos en cuenta últimamente, la primera ha ganado por goleada con un contundente 74-61, lo que nos da pié a afirmar que esta última es otra de las perdedoras.

En definitiva nadie ni en partidos, ni en bloques habría respondido a sus expectativas.
¿Qué va a pasar a partir de estos resultados?

La primera consecuencia es que de las tres hipótesis posibles el 20, un gobierno independentista de nuevo, uno constitucionalista, o uno transversal, dos caían. Sólo dan los números para la primera posibilidad. Pero esta se podrá consolidar con dificultades extraordinarias.

Puigdemont se perfila de nuevo como President de Catalunya, pero con una ERC herida y recelosa, una CUP derrotada pero que mantiene intacta su carácter decisivo y radical, más de la mitad del electorado en la otra orilla de ese río de nuevo con aguas turbulentas, le va a resultar muy complejo gobernar. Por no hablar de un gobierno del estado con su espada en la mano dispuesto de nuevo a cortarle la cabeza.

Además se abren interrogantes preocupantes. ¿Qué va a pasar el día que Puigdemont se decida a pasar la frontera española? ¿Se atreverá el gobierno de Rajoy a detenerle? ¿Es previsible que tome posesión de su cargo estando en la cárcel? ¿Qué puede pasar con la constitución de un nuevo Parlament con 7 miembros en la cárcel o en el exilio? ¿Queda en entredicho la democracia española ante estas circunstancias?

Porque así no se podrá lograr la mayoría absoluta para investirle. En el mejor de los casos nos podemos encontrar, si el resto de afectados dimite y corre la lista, al menos con 4 parlamentarios en la cárcel, Puigdemont, Junqueras, Jordi Sánchez y Forn y la posibilidad de que se incrementen con Marta Rovira. De esta manera resultaría imposible conseguir los 68 votos necesarios.

Un último interrogante: ¿va a mantener el Estado el pulso hasta el final? Lógicamente la justicia debe ser independiente y si no se mueve por intereses políticos, cuestión esta que genera muchas dudas, ese escenario es el más probable, lo que nos lleva a una situación absolutamente diabólica.

¿Eso es lo deseable? ¿Teniendo en cuenta los intereses de Catalunya e incluso de España es beneficioso o perjudicial? Indudablemente perjudica a ambas, más aún con el foco internacional fijado sobre nosotros y la economía pendiente de un hilo.

Va a ser necesaria ahora más que nunca mucha mano izquierda, mucha imaginación, audacia y generosidad. El independentismo debe tener claro que la vía de la DUI ha quedado definitivamente bloqueada y como ya apuntaban durante la campaña desde ERC y también desde los sectores sensatos de PDeCAT, hay que ir a una acumulación de fuerzas transversal, en especial con los socialistas y comunes, para en un plazo razonable de dos o tres años conseguir pactar un referéndum con el estado.

Un tiempo de tregua que tranquilice al sector empresarial y financiero, permita curar las heridas sociales. ¿Eso lo va a aceptar la CUP? Probablemente no y eso va a dificultar su acceso a la presidencia.

El 21-D la ciudadanía catalana ha dictado sentencia. Vistos los resultados fríamente dan la sensación de que al ser tan complejos perjudican seriamente a Catalunya y a España. Pero hay que mantener la esperanza de que al ser tan ajustados obliguen a soluciones novedosas y probablemente transversales. ¿Sería una hipótesis descabellada que el independentismo renuncie a depender de una CUP irresponsable y se apoyen en sectores sensatos constitucionalistas como los comunes, e incluso los socialistas?

¿Se puede en el Estado crear un caldo de cultivo, desde una posición conjunta de PSOE y Podemos, para aportar soluciones a corto y largo plazo? Una conjura de fuerzas que obligue al gobierno de Rajoy a mover ficha, en especial destensando la presión judicial, o el entendimiento en el tema fiscal y a largo plazo abrir el camino hacia un Estado Federal Plurinacional. Pero eso es ya otra historia.

Veremos…..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 22 Diciembre 2017

Sau y Luz, el mestizaje enriquecedor........







martes, diciembre 19

Qué le pido al 2018


Nos encontramos en unas fechas festivas en las que cada año que pasa me parecen más tristes. Quizás porque son donde más echas de menos a los ausentes, a quienes se fueron demasiado jóvenes dejando un vacío difícil de llenar.

Creo que cada vez son más los que tienen ese mismo sentimiento de tristeza, por eso cuando se pasea por la calle en estas fechas ya no se escucha cantar villancicos, o cada vez son menos quienes se ponen algún elemento acorde con las fechas, por no citar la ausencia de un tipo de sonido que hasta hace poco era casi imprescindible: el de la zambomba. Vivimos tiempos oscuros en esta II Edad Media.

Pero como lo habitual es enviar felicitaciones y deseos para el próximo año, intentaré hacer lo propio con los míos. Este año  no es bisiesto, ni capicúa, ni el inicio de un nuevo siglo, queda por tanto un poco soso, aunque rizando el rizo su última cifra se puede leer con algo de imaginación como la suma de la ese de solidaridad, más la e de esperanza, y la suma de sus cifras es 11, que corresponde al número mágico de la suerte. Ese podía ser el hilo conductor de mis peticiones. 

Le pido por eso al 2018 que sea el año de la PAZ definitiva. Dentro y fuera. Que podamos ver el final de la pesadilla en Irak, Siria, Palestina, de las tensiones entre EE.UU. y Corea de Norte, de las guerras que desangran África, del drama de los refugiados y por supuesto que aquí en nuestro país (ponga cada uno el que desee) sea el momento, el año, en el que con imaginación, audacia, y generosidad por parte de todos, podamos conseguir lo que antes no fuimos capaces.

También que ETA eche la persiana definitiva a su siniestra historia, para así poder avanzar en otros elementos de justicia y convivencia. Para eso hace falta que en éste 2018 que está a punto de entrar,  nadie pueda vivir inquieto por la existencia de un monstruo con una historia cruel de  acoso y crimen, ni pierda la vida en un accidente al ir a visitar a un familiar preso a 500 Km,  que ya no haga falta exigir la condena a la violencia terrorista al haber dejado de existir la banda que la representaba.
Por lo tanto que dejemos de sufrir en una y otra orilla de este río antes aguas turbulentas y cada vez más un remanso tranquilo. Que construyamos puentes, que abramos espacios de diálogo y entendimiento. Que nos escuchemos mutuamente, respetándonos desde la diferencia. Que todos nos encontremos cómodos en un nuevo marco de convivencia.

Le pido también un país más tolerante, más solidario y más respetuosos con las diferencias. Donde se pongan medidas eficaces para acabar con todo tipo de intolerancia. Que deje de existir la violencia sexista que destroza a muchas mujeres, y otra violencia igual de cruel como la del acoso sea laboral o escolar. Que sea el año en el que seamos capaces de acabar con esa lacra terrible que es el SIDA.

Un país donde de una manera definitiva acabemos con el último problema pendiente de nuestra ejemplar Transición: las tensiones centro-periferia. Para ello que con audacia, imaginación y generosidad podamos abrir una proceso constituyente que conduzca a un Estado Federal Plurinacional donde todos, catalanes, vascos, navarros, madrileños o andaluces nos encontremos cómodos. Una solución transversal para Catalunya que acabe con el enfrentamiento social y político.

Un país que integre a los inmigrantes sin construir muros ni guetos. Que sea capaz de entender que la mejor ayuda es la que se produce en el país de origen favoreciendo su desarrollo, evitando así que miles de personas se jueguen la vida en un intento de llegar al “paraíso” occidental, para no perderla por hambre o guerra allí donde vivían.

Le pido que aporte cordura y sensatez a la Jerarquía de la Iglesia Católica para evitar que siga su confrontación con la sociedad en temas tan delicados como el aborto, matrimonio entre homosexuales y su derecho a la adopción, divorcio y en general en todo lo que tiene que ver con la libertad del individuo en un estado liberal aconfesional.

Que se acabe la violencia terrorista yihadista consiguiendo aquella utópica alianza de civilizaciones.

Espero de este nuevo año que los partidos políticos que nacieron en el siglo XIX se reciclen al XXI, adaptándose a los nuevos tiempos. Que protejan la disidencia, apoyen a los heterodoxos -una especie en vías de extinción por culpa de los mediocres burócratas que ahora les dominan- como una forma de enriquecerlos, y al mismo tiempo persigan a los inmorales, a los que se sirven de ellos para medrar, o enriquecerse, a quienes rompen las normas éticas básicas, a los traidores a sus ideas.

También deseo un nuevo año donde los hombres seamos capaces de entender de una vez por todas, que la igualdad entre sexos en una de las asignaturas pendientes del mundo. Igualdad desde la diferencia. Espero un impulso definitivo en el mundo occidental, y que se empiece a caminar en esa dirección en el segundo y tercer mundo, allí donde la situación es extremadamente grave e insostenible para la mujer.

Le pido a este nuevo 2018 que las madres y padres sepamos educar mejor a nuestros hijos e hijas. Entendiendo que no se puede continuar creando una sociedad extraordinariamente permisiva con los niños desde el mismo momento en que nacen.

Que se acabe con esa cultura de seguir creando reyes absolutos del hogar que a medida que van creciendo, aumentan su prepotencia convencidos de que no hay límite para sus caprichos, y que se transforman después en adolescentes adustos y engreídos en familia, y matones maleducados en la sociedad.

Espero que sirva para recuperar el gusto por la buena música  moderna, para que triunfen aquellos que pelean a la contra defendiendo la calidad por encima de otras cuestiones más materiales.

Le pido a este 2018 una recuperación de los valores perdidos en una sociedad cada vez más individualista, egoísta, insensible. Le pido un despertar de los sentimientos y sensaciones clásicos, del goce pausado, tranquilo, suave, sensible, saboreado con tiempo.

Le pido también en lo personal, claro que sí, ser feliz, disfrutar de lo poco o mucho que tenga, ser capaz de gozar y hacer gozar, de disfrutar y hacer disfrutar, de amar y conseguir que amen. Salud para mí y mi familia, trabajo para quienes no lo tienen, le pido ser paciente, generoso, altruista, no hacer daño a nadie ni directa ni indirectamente. Poder seguir disfrutando de las personas que quiero y que me dejen en tranquilo las que no me quieren.

Amigos leales, buena música, lectura que me enriquezca en lo intelectual, poder disfrutar de paisajes que me llenen los sentidos, tranquilidad para poder hacerlo, buen cine, mejor teatro, paseos por la naturaleza, largas charlas, largas y agradables, le pido poder disfrutar aún de mis ancianos, recuperar los que se han alejado, saber perdonar.

Para terminar deseo todo lo mejor en este nuevo año para cada lugar en el que escribo o hablo, allí donde expreso libremente mi opinión muchas veces a contracorriente, a quienes lo impulsan, y a sus lectores,  u oyentes.

Me conformaría con que pueda ver hecho realidad en lo que me queda de vida, una parte importante de lo que le pido a este pobre 2018, que ya debe estar agobiado al leer esta larga lista de peticiones.

Pero si hoy tuviera que elegir una sola de mis peticiones, me decantaría por la paz. La paz allí y aquí, en los países y en las familias. Que así sea.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 18 Diciembre 2017


miércoles, diciembre 6

Comienza la campaña hacia el 21-D


Publicado en Deia el 6 Diciembre 2017

Este pasado lunes a las 12 de la noche, ha dado comienzo la campaña electoral de las elecciones autonómicas del próximo 21 de Diciembre en Catalunya. Aunque para ser justo debiéramos decir que es la parte final, la recta de llegada, de una campaña que lleva de una manera u otra meses, incluso años. En los últimos tiempos se tiene la sensación de estar en una carrera electoral constante e interminable.

Ese día se van a dilucidar, o no, varias cuestiones que van a afectar no sólo a Catalunya, también al resto del Estado. Lo que durante meses está ocurriendo allí está removiendo los cimientos de una estructura obsoleta que ya acusa el desgaste de no haberse adaptado a los nuevos tiempos.

Parece evidente que algo consensuado y aprobado en 1978 hecho para atender demandas de mediados del siglo XX, no está adecuado para el siglo XXI, donde existen otras muy diferentes y por tanto necesita una readaptación a los nuevos tiempos, una reforma en profundidad.

Como durante años repitió incluso en estas páginas el desaparecido Enrique Curiel, que era uno de los pocos ideólogos con los que contaba la izquierda actual, se necesitaba resolver de una vez por todas la última cuestión pendiente de nuestra imperfecta Transición: las tensiones centro-periferia.

El testigo de su clamar en el desierto lo recogió dentro del socialismo español, otro de esos intelectuales que aún se exprimen el cerebro analizando y aportando soluciones; el profesor José Antonio Pérez Tapias.

En varios de sus últimos libros ha aportado propuestas, sobre la necesidad de abrir un proceso constituyente que lleve a una reforma profunda de nuestra Constitución, en concreto hacia un Estado Federal Plurinacional. A esto se debiera añadir además, establecer unas nuevas reglas de juego en lo referente a un nuevo modelo de financiación autonómica.

El Lehendakari Urkullu desde Euskadi y el candidato del PSC Miquel Iceta desde Catalunya, también han hecho aportaciones interesantes que merecen ser estudiadas y analizadas.

Urkullu de manera hábil e inteligente propone, usar el modelo vasco como una “referencia” para avanzar “en un nuevo sistema descentralizado”, en el que los ingresos garanticen el Estado de bienestar en todas las comunidades. El lehendakari sostiene que la corresponsabilidad fiscal puede servir como base para lograr una financiación autonómica más eficiente. Aportación que reabre de nuevo el debate.

La situación creada por el ya denominado “problema catalán”, ha aportado así cuestiones positivas y negativas. Abrir los debates antes comentados, modelo de estado y financiación,  que la posición rígida e inmovilista del PP impedía hace apenas unos meses, es uno de los elementos positivos. Que ahora se pueda hablar sin remilgos, sin pudor sobre la necesaria reforma constitucional, también.

Entre los elementos negativos tiene especial relevancia que está teniendo consecuencias económicas negativas para Catalunya y también para el resto del Estado. Para la primera aún mayores porque afecta no sólo al crecimiento sino que también al empleo. Así los datos de la última EPA reflejaban que el mes de Noviembre 2017 Catalunya ha tenido el mayor incremento del paro desde el mismo mes de 2009, justo en pleno inicio de la crisis.

Otra consecuencia negativa que además beneficia a su peor enemigo, el PP del señor Rajoy, es que la crisis abierta en Catalunya está tapando noticias de vital importancia, como los casos de corrupción que le asolan, la propia situación del paro que demuestra que las cosas este gobierno no las está haciendo bien, o las subidas que afectan a la ciudadanía como la luz o los carburantes.

Todas estas circunstancias que en situación de normalidad erosionarían profundamente al gobierno del PP, ahora quedan eclipsadas con la actitud firme que Rajoy ha mantenido en el tema catalán, que coincide lamentablemente con el sentir de la mayoría de la población del resto del Estado.
Además sitúa a la izquierda, tanto PSOE como Podemos en una posición incómoda, sabiendo que lo que gusta a sus votantes catalanes disgusta a los del resto del estado. Es uno de los lastres de los partidos de ámbito estatal. En el caso del PP ese desgaste no les preocupa, porque antes de empezar los partidos ya daban por perdidas tanto a Catalunya como a Euskadi.

Pero volvamos a la campaña que se inicia con varias noticias que dejan un sabor agridulce. Por un lado el Tribunal Supremo ha decidido dejar en libertad con fianza de 100.000 euros a seis de los consejeros del Gobern encarcelados, Raül Romeva, Carles Mundó, Dolors Bassa, Josep Rull, Jordi Turull y Meritxel Borrás, mientras mantiene en prisión a los otros dos, Oriol Junqueras y Joaquim Forn, además de a los líderes de ANC y Omnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Buena y mala noticia que va a enturbiar no sólo el inicio de la campaña sino también el transcurrir de ella. Que varios candidatos sigan en prisión, con el agravante de que uno es el cabeza de lista de ERC, además de otro, Puigdemont de momento en el exilio, deja en entredicho la calidad de nuestra democracia.

¿A quién favorece o perjudica esta situación además de a la propia democracia? En un país muy dado a apoyar el victimismo parece evidente que será a ERC y Junts per Catalunya. Justo en un momento en el que el CIS aparecido precisamente en este inicio indicaba que no llegaban a la mayoría absoluta, esta situación les aporta un balón de oxígeno imprevisto.

Analicemos brevemente esa encuesta. En ella se refleja un empate a 32 escaños entre ERC y Ciudadans, aunque porcentualmente éste resulte vencedor. La irrupción de Junts per Catalunya del ex President Puigdemont la sitúa como tercera fuerza casi empatada en porcentaje con PSC, pero con más escaños. Así nos podemos encontrar con una situación de 66 parlamentarios del mundo soberanista, 60 del denominado unionista y 9 de en Común Podem.

Existen otros datos relevantes en esa encuesta, como que la ciudadanía catalana aún confía en la situación económica, aunque reconoce que era mejor hace dos años, no así en la política, cree que el primer problema es el independentismo doblando al paro, se posiciona muy mayoritariamente en el segmento de izquierda, los no soberanistas superan con amplitud a los que sí lo son ya que sólo el 22,7 % se siente únicamente catalán.

Pero quizás el dato más relevante sea que el 87 % indica que seguro irá a votar, 94 % si tomamos a los que plantean que prácticamente seguro lo harán, lo que augura una participación record.



¿Qué puede ocurrir si estos datos se confirmaran?

Que resultará tremendamente complejo configurar un nuevo Gobern. No se prevé que en Común Podem, e incluso PSC puedan apoyar a Inés Arrimada, y tampoco que la CUP, e incluso en Común Podem apoye a Junqueras, especialmente los primeros si no aceptara la condición imprescindible de seguir apostando por la vía unilateral de independencia, cuando todos los líderes de ERC ya plantean una vía de referéndum pactado.

¿Qué posibilidades quedarían para evitar unas nuevas elecciones? Algo de lo que Catalunya ya tiene experiencias similares: un tripartido ERC, PSC y en Común Podem con apoyo externo de JxCat. ¿Quizás con Iceta encabezando en lugar de Junqueras? Podría ser. Sería una solución transversal y plural que es lo que en estos momentos necesita Catalunya, otra cosa es si el PSOE la avalaría.

Pero un nuevo PSOE apostando por una reforma constitucional que llevara a nuestro país hacia un Estado Federal Plurinacional, sí lo haría y además sería su mejor servicio a España y a Catalunya.

Se abre pues una campaña apasionante con resultado incierto y salida compleja. A veces en los instantes más difíciles surgen soluciones imaginativas eficaces. ¿Por qué no confiar en que este sea uno de ellos?

Veremos….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 4 Diciembre 2017



miércoles, noviembre 29

SIDA: ¿estamos haciendo lo suficiente?


Publicado en Gara, Diario de Noticias de Navarra, Radio Rebelde Republicana y Navarra Información.

En memoria de Javi

Llega otro 1 de Diciembre, Día Internacional de la lucha contra el Sida. Un día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, para reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros muertos.

Precisamente en referencia a los recuerdos vuelvo la vista atrás al no tan lejano 1992, año en el que la pérdida de mi hermano por este monstruo, me hizo implicar de lleno con quienes llevaban años de una desigual lucha, en concreto con la Comisión Ciudadana Anti Sida.

Recuerdo los esfuerzos por convencer al Parlamento de Navarra para que aprobaran medidas que intentaran frenar la expansión de la pandemia, o la terquedad de un Gobierno de Navarra empeñado en no entender, que el uso del preservativo era una de las medidas más eficaces.

Incluso, no sin una cierta vergüenza ajena, me viene a la memoria aquel episodio que nos hizo ser noticia nacional, cuando descubrimos que el entonces Consejero de Salud había dado orden de quitar el preservativo de un kit anti sida cuya distribución se aprobó por dicho Parlamento, no sin una ardua lucha política.

No ha pasado demasiado tiempo de aquello, y aunque todavía hoy siguen existiendo reductos conservadores en nuestra sociedad, que defienden la abstinencia sexual como forma de evitar su contagio, algo hemos avanzado aunque no mucho. Tengo la sensación que aquella derecha de hace 25 años se parece bastante a la de ahora.

Pero a pesar de ese avance no conviene bajar la guardia, y síntomas de ello se detectan especialmente entre los jóvenes, por eso este 1 de Diciembre debe servir también para alertar a las autoridades de ese peligro. Ni un paso atrás en esta difícil lucha.

Hay que continuar igualmente con el apoyo a las víctimas, en un momento que tanto se habla de otras. Apoyo que debe ir dirigido no sólo a su atención sanitaria, también a la social, e incluso a la cultural o económica. Se ha hecho bastante en este terreno desde 1992, pero aún nos queda mucho camino que recorrer.

Acabamos de pasar otro “Día Internacional”, el pasado 25 por la lucha contra la violencia de género. Ha habido la mayor implicación social de la historia, existe un amplio movimiento comprometido con esa lucha, pero no se detecta el mismo sobre el SIDA y conviene azuzar las conciencias, levantar el espíritu solidario.

Porque no podemos, no debemos, quedarnos sólo en la atención de los más próximos, tenemos que alzar nuestra mirada y dirigirla a la tremenda e injusta situación en el Tercer mundo, y en especial en ese continente masacrado por las guerras, el hambre...., y el sida: África. Sin olvidar el sudeste asiático, parte del Caribe y los países del este europeo.

Allí cada día más de 8.000 personas mueren de sida. Cada hora, cerca de 600 personas se infectan, y lo que resulta aún más dramático, cada minuto un niño muere a causa del virus. En África la irresponsable actuación de las industrias farmacéuticas impide, que los medicamentos genéricos que existen se puedan repartir al resultar mucho más baratos.

Una forma de crimen colectivo, de genocidio encubierto que debemos denunciar contundentemente. Eso con la colaboración de sectores de la Iglesia Católica empeñados en hacer campañas irresponsables contra el uso del preservativo.

Mucho se habla en la época actual de la defensa de los Derechos Humanos. ¿No es el principal el derecho a la vida? ¿Cómo consentimos entonces esta vulneración en masa? ¿Seguiremos mirando hacia otro lado, siendo cómplices de esta situación, cuando nos enseñan esas terribles imágenes?

Defiendo la relativa eficacia de los denominados “días internacionales de…”, porque cumplen la función de recordar, de volver a denunciar. Por eso escribo estas líneas en la proximidad de este nuevo 1 de Diciembre. A los que nos ha tocado de cerca esta terrible enfermedad no nos hacen falta, porque cada día pasan por nuestra memoria imágenes del ser querido que nos arrebató, y la maldecimos mil veces, pero para el resto de nuestra sociedad resultan necesarios, aunque sólo sea para que no se olviden de que existe.

Por eso desde aquí manifiesto mi solidaridad con quienes la sufren, mi apoyo a las organizaciones que colaboran a “pie de obra” para hacerles una vida más fácil y evitar que nuevas personas acaben sufriéndola. Al mismo tiempo que alzo mi voz, y maldigo, a todos aquéllos, sean gobiernos, industrias, o instituciones religiosas, que impiden que se pongan medios eficaces para evitar su progresión, ya sea abaratando las medicinas o con medidas preventivas.

Este 1 de Diciembre de 2017 será otro día de lucha contra el SIDA,  nuevamente el lazo rojo lucirá en nuestro ropaje, aunque no debemos quedarnos sólo en eso y recordaremos de una manera más especial a los que nos faltan.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE

Villava-Atarrabia 29 Noviembre 2017



jueves, noviembre 16

Enrique Urquijo. Una vida a tu lado


Cada 17 de Noviembre, fecha fatídica en la que perdimos a un grande: Enrique Urquijo, le dedico mi recuerdo y mi humilde homenaje. Ahora se cumplen diez y ocho años que su vida se truncó en una calle de Madrid, se quebró como un juguete roto por la vida.

Estaba solo, o quizás con una mala compañía, y a muchos se nos heló el alma al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad y amargura.

La tristeza se extendió a quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltaba su creatividad, su sensibilidad a flor de piel. El 17 de nuevo volveremos a emocionarnos al recordarlo.

Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, de pasión salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas nos atrevemos a pisar en una sociedad líquida. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían SENTIR, así con mayúsculas y al mismo tiempo vivir cuando él estaba dejando de hacerlo.

Ese terrible día volví a recordar a mi hermano fallecido unos años antes y entendí que al perder a Enrique le perdía de nuevo. Mi hermano real, Javi, también músico, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por final de los 70 y principios de los 80: RETALES. Por eso las veces que he coincidido con Álvaro Urquijo, la última en un intenso concierto en Vitoria, los dos han estado en nuestra conversación…y en nuestros recuerdos.

Ese día también entendí que había perdido a un compañero de viaje en esto del vivir de manera especial, a un amigo aunque nunca crucé una palabra con él, porque solo lo conocí a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz de transformarlo en letras, en canciones.

De esas que a uno le habría gustado haber compuesto: “Volver a ser un niño”, “Cambio de planes”, “Quiero beber hasta perder el control”, “La calle del olvido” y tantas otras. Esas que forman parte ya de la banda sonora de mi vida, de la mía, y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan parado a pensar en ello.

Ahora la mayoría de los jóvenes no lo conocen, quizás su música hoy suene a demasiado densa, probablemente les atemorice porque activa sensaciones hoy casi desaparecidas. Se pierden un tesoro.

Siempre he soñado con ser cantante de un grupo de rock, con subir a un escenario. Quizás cantar con Enrique y mi hermano Javi haciéndome los coros, como lo hicimos tantas veces en aquellos años gloriosos. Lo he vuelto a imaginar ahora cuando he escuchado de nuevo esa maravilla de “Aprendiendo a soñar”, aunque sea de Álvaro y Tena. Canciones que a diferencia de la mayor parte de las que suenan hoy, de “usar y tirar”, se mantienen vivas a lo largo del tiempo.

Enrique se nos fue, nos hemos quedado huérfanos del hermano músico, pero nos queda su obra esa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro, gris y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas de sus historias, o melodías. Aún me acompaña en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo, y lo siento cerca, los siento cerca.

Quizás ahora haya montado un grupo con otros ilustres como Antonio Vega o Antonio Flores y con mi hermano, con aquellos creadores de una generación cruel e injustamente machacada y sigan componiendo juntos porque se hayan hecho amigos.

Es probable que sean los que animan a seguir luchando por ese tipo de música, incluso por esa manera de vivir con sentimientos activados, heterodoxos, indomables, libres, frente a la incomprensión de quienes sólo la valoran en función de los llenos que se consigan. El “éxito” por encima de la calidad, de la verdad. En un mundo dominado por aquellos que no tiemblan de emoción al escuchar “Una tarde gris”.

Mi “amigo” mi “compañero de viaje” Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que aún escuchamos y somas capaces de sentir su música. Nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de penumbra, de pena o desamor, y nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices al comprender que no somos los únicos.

Como ya dije el día que conocí su muerte: ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! Ahora después de diez y ocho años me reafirmo en ese comentario. Precisamente hace unos días su grupo, “Los Secretos” han lanzado un nuevo proyecto que desde aquí animo a conocer “Una vida a tu lado”, precioso título.

Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: “seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario”. El mejor homenaje que te podremos dedicar este 17 de Noviembre es escucharte, saborearte despacio como te gustaba a ti. Ojalá las radios de nuestro gris y triste país lo tengan en cuenta y hagan programas especiales que lleven su música a las nuevas generaciones.

Descansa en paz Enrique Urquijo. Gracias por haber sido así.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 13 Noviembre 2017    

            

miércoles, noviembre 15

21-D, ¿solución, o desastre?

Artículo publicado en Deia el 15 Noviembre 2017

Vivimos un tiempo donde resulta difícil hacer análisis rigurosos y con un mínimo de seriedad. Los acontecimientos caminan a tal velocidad que una reflexión que en un momento dado vale a los dos días, incluso a las dos horas, deja de serlo.

Quizás la culpa la tenga lo que ya apuntaba Zygmund Bauman con su teoría de la “sociedad líquida”. Esa liquidez que lo impregna todo se hace más evidente en la praxis política. Uno nunca está seguro que la línea marcada por un partido, o por un político pueda mantenerse a lo largo del tiempo. Esa liquidez hace muy complicado todo, especialmente las predicciones de futuro.

En tiempos de la manida generación del 78 se sabía que cuando Santiago Carrillo decía blanco, uno tenía la seguridad de que esa decisión se mantenía. Hoy lo blanco se puede convertir con rapidez en gris, e incluso negro en un espacio breve de tiempo.

Estas reflexiones de carácter general se pueden aplicar especialmente al denominado conflicto catalán, que poco o nada tiene que ver con el ya pasado conflicto vasco. Cuando uno mira hacia atrás en éste se daba cuenta de que los cambios, las decisiones se iban produciendo poco a poco, a veces de una manera exasperantemente lenta, con lo que daba la posibilidad de realizar los análisis con una mayor profundidad.

En el caso catalán en apenas 50 días desde el ya famoso 1-O, se han producido multitud de acontecimientos, cada uno de ellos susceptible de denominarse “histórico”, con lo que este término acaba perdiendo validez, devaluándose.

Así desde mi último artículo hace un mes los noticias se han desbordado amontonándose una sobre otra, desde la carta de Rajoy a Puigdemont solicitándole aclarara si se había producido o no la DUI, pasando por su respuesta, con nueva misiva y nueva respuesta. Una especie de juego de niños si no se tratara de algo tan serio.

Ha existido durante este mes un diálogo sí, pero de sordos y tratándose de dos machos alfa, debatir sobre quién la tiene más larga tiene sus riesgos. Se ha producido una confrontación, Rajoy con sus 25 cm de 155 y Puigdemont con sus otros 25 de DUI.

Mientras la mayoría de la población, de allí y de aquí, les ha observado perpleja, triste y cabreada con el dolor de que su insensatez ya comenzaba a afectarles. Porque por encima de los grandes temas que inundan los medios de comunicación, lo que realmente molesta a ese ciudadano de a pié es que todo este sainete le comienza a afectar en las “cosas de comer”.

Así Catalunya se encuentran al borde de la recesión, con cientos de empresas (más de 2.500 hasta hoy) abandonando el barco, de momento sólo a través de cambios de sus sedes sociales, pero muy pronto comenzaremos a ver si esto no se arregla al menos en pequeñas y medianas empresas, que también su estructura empresarial afectando a los puestos de trabajo.

Un empleo que ya se está resintiendo por lo catalana, la cosa no va a ir mucho mejor, con los Presupuestos Generales del Estado sin aprobar, lo que supone que la bajada de impuestos prevista, por ejemplo en el IVA de cines u espectáculos, o la subida pactada del salario de los funcionarios no se van a aplicar.

La bajada en la previsión de nuestro crecimiento económico, aquí y allí, va a suponer también una disminución en las previsiones de empleo y si esto dura mucho habrá consecuencias aún mayores. Estos son lo que algunos denominan “daños colaterales” de los que casi nadie habla, pero que siempre afectan a la mayoría de la población que es la que va a sufrir la ineptitud de nuestros políticos, también aquí debemos poner de allí y de aquí.

Se suele decir que estos deben estar al servicio de la ciudadanía para resolver sus problemas y no para crearlos. En esta ocasión esa aseveración está fallando estrepitosamente.


Después vinieron los intentos de negociación, especialmente por parte del Lehendakari Urkullu, el SG del PSC Miquel Iceta o el ya ex conseller Santi Vila, una de las figuras emergentes del independentismo moderado que ha quedado abrasada durante esos intensos días. Habría que escuchar al Lehendakari qué opina ahora del President después de sus dos espantadas, la marcha atrás del compromiso de convocar elecciones a cambio de dejar sin efecto el 155 conseguida a Rajoy, y la huida rocambolesca a Bruselas.

No son los únicos damnificados estos días. El PSOE y su marca catalana el PSC también han sufrido los efectos de posiciones equidistantes en tiempo de radicalismos. Podemos acusa igualmente su ambigüedad con una caída importante en sus apoyos en el resto del Estado.

El emplazamiento que diferentes alcaldes y dirigentes del PSC, liderados por Nuria Parlon alcaldesa de Santa Coloma, hicieron a su dirección para que se posicionara en contra del 155, abrió una nueva crisis en su seno  debilitando la posición del PSOE. Posteriormente abandonaron su militancia entre otros el alcalde y 5 concejales de Tarrasa.

A continuación la flamante nuevo miembro de la EF, la alcaldesa de Hospitalet Nuria Marín, aprobó en su Ayuntamiento una moción solicitando la libertad de los miembros de Gobern. Por último la decisión de “los Comunes” de romper su pacto en Barcelona deja una nueva víctima en el seno de la izquierda.

Coincido con sus tesis de que la aplicación del artículo 155 de la Constitución supone una quiebra democrática sin precedentes, además empeora aún más la situación política y lo que es peor, social, además de no solucionar el conflicto.

Que esto se haga con la colaboración del PSOE le sitúa automáticamente fuera de posiciones de diálogo y negociación, que pudieran conducir a abrir un proceso constituyente para adaptar nuestra máxima norma a los tiempos actuales, incluso a elaborar un nuevo Estatut en la misma dirección.

Ahora nos encontramos nuevamente en la casilla de salida, conscientes de que el mes de Octubre no ha servido para resolver el problema, sólo para agravarlo. No ha existido esa directriz básica del psicoanálisis lacaniano de “escuchar, mirar al otro”, simplemente porque el otro no existe.

Hace unos días en unas jornadas celebradas en el Condestable de Pamplona, en la que diferentes alcaldes mostraban sus experiencias en el camino de la reconciliación y la convivencia aquí, el de Rentería señaló que para resolver los conflictos era necesario ponerse de acuerdo con el enemigo, porque con el amigo no hace falta. En este está faltando entender y aplicar esta norma básica.

Entramos ahora en una dinámica electoralista que no va a ayudar, porque la táctica se va a imponer a la estrategia. Sólo vale conseguir el mejor resultado electoral, para una orilla y la otra, sin buscar planes a largo plazo que sirvan para dar cabida a las demandas de cientos de miles de ciudadanos catalanes, 750.000 según la guardia urbana, que nuevamente se han echado a la calle, esta vez demandando la libertad de sus detenidos. O los más de dos millones que participaron el 1-O, o los tres y medio que se quedaron en casa.

Sólo cabe esperar que ese halo de sensatez que ha aportado el TS con la Mesa del Parlament, se pueda extender a los miembros del Gobern y al menos podamos tener una campaña electoral con un mínimo de tranquilidad.

Pero una pregunta planea como un pájaro negro de cara a ese 21-D: ¿se repetirá el mismo escenario de ahora?, incluso si se le diera la vuelta, probablemente de forma ajustada, ¿eso realmente servirá para algo? ¿Si los no independentistas consiguen la mayoría, es posible un nuevo Gobern con Inés Arrimadas apoyada por PSC y Comunes-Podemos?

No parece probable, con lo cual; ¿qué hacer entonces?

Pues construir puentes que sirvan de vía de comunicación entre ambas orillas, como fuimos capaces de hacer en Euskadi en circunstancias más difíciles.

Así como en tiempos desde aquí mirábamos hacia allí para aprender, ahora toca hacer justo al revés. En el denominado conflicto vasco hubo gentes que dedicaron esfuerzo, incomprensión, tiempo y sufrimiento, en construir esos puentes a veces dinamitados, pero perseveraron y sirvieron. ¿Por qué en Catalunya no? ¿Quizás el lehendakari Urkullu pueda ser un elemento valioso en ese empeño?

Falta sensatez, generosidad, coraje, mirar al otro, políticos estadistas Sobra enconamiento, mala leche, existe un déficit de diálogo, sobra sectarismo, ceguera política, falta audacia e imaginación, sobra mediocridad y egoísmo. Veremos……..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex arlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 13 Noviembre 2017